martes, 30 de diciembre de 2014

NO SOMOS HOLOGRAMAS

— No somos hologramas y sabemos usar las matemáticas. —Eso respondiste mientras estirabas el brazo hacia la pila de ensalada de escarola con granada que te estaba pidiendo tu cuñado—.
— ¿Cómo? —respondió tu cuñado, que no entendió nada porque sólamente te había pedido la ensalada con un levantamiento de cejas sutil—.
— Ganemos Madrid no somos hologramas, ¡¡miradme!! —Y extendiste tus brazos perpendicular y peliculeramente como si te fueran a disparar en el pecho—.
Entonces, tu abuela empezó a mirarte de reojo con preocupación discreta y tu vecina, a la que siempre invitáis en navidad y trae ese turrón durito que tanto te gusta, dejó de hablar. Todo el mundo miraba a tu vecina, que estaba explicando no se qué de un whatsapp de un gatito que masajeaba a un perro que se iba durmiendo, así que toda la mesa se quedó en silencio y te miró a ti. Susto en tu cuerpo, surrealismo en el aire.
— Veréis familia —dijiste después de armarte de valor, porque, oye, para Ganar Madrid hay que ser valiente— en estos precisos instantes, las 25 mil personas que ya hemos apoyado la candidatura ciudadana de nuestro Madrid estamos diciendo en las cenas de navidad que no somos hologramas y que sabemos usar las matemáticas —silencio de intriga—. Porque por cada 2 miembros de nuestra familia que también firmen esta candidatura de la gente para cambiar las cosas en nuestro ayuntamiento, doblaríamos el número de firmas que teníamos previsto, dejando bien claro que nos hemos cansado de que nuestros políticos se aprovechen de nuestra ciudad.
Y tuviste debate mientras rebañabas el postre. Y efectivamente, no convenciste a tu cuñado porque piensa lo que es muy libre de pensar, pero sí a tu abuela, a tu tío y a la vecina (que luego convencería a su familia). Lo mismo que las otras 17 mil personas inscritas en nuestro boletín, que han leído esta historia basada en futuribles hechos reales. Se multiplicaron por 3 las 25 mil firmas. Hala.
Y así, a la mañana siguiente, debajo del árbol nos encontramos con que esta navidad hemos regalado a nuestra ciudad más democracia: que no somos hologramas sino las personas con las que nos cruzamos en la acera de nuestros barrios. Sí, venga, que nos queda un empujoncito, también #GanemosMadridconMatemáticas. No imagines, escribe tú el guión.
http://apoya.ganemosmadrid.info
sé EQUOlogico