lunes, 8 de mayo de 2017

GESTIÓN DEL AGUA: UN PROBLEMA HOY Y UNA EMERGENCIA MAÑANA

sé EQUOlogico

Durante los días 5,6 y 7 de mayo el Congreso de los Diputados acogió el Foro Nueva Cultura del Agua, organizado por el grupo parlamentario de Unidos Podemos/En Comú Podem/En Marea. En él se han tratado temas sobre la planificación y gestión integral del agua, los servicios de saneamiento, usos rurales y urbanos del agua...

El agua es un bien muy preciado. España es un país del mediterráneo sometido a un importante estrés hídrico: esto significa que la demanda de agua (para los hogares, la agricultura, la industria, etc.) excede la capacidad de la naturaleza para reponer las reservas (ya sean acuíferos y lagos naturales o embalses artificiales). Sobre la capacidad de agua disponible poco podemos hacer: el régimen de lluvias y los ciclos hidrológicos naturales son los que son por nuestro clima, y se espera que la aridez aumente debido al cambio climático durante las próximas décadas.

Pero donde sí se puede actuar es en el uso del agua, en la gestión de estos recursos hídricos, el saneamiento del agua potable, la depuración del agua residual... Muchos desafíos de los cuales a continuación expondremos algunos:


  • Frenar el incremento en el consumo de agua y promover la eficiencia en su uso (modernización de la industria y los sistemas de regadío, concienciación ciudadana en su consumo cotidiano de agua...).
  • El sector de la agricultura de regadío representa el 80% del agua empleada y sigue aumentando. Ha de pararse el crecimiento de los cultivos de regadío hasta llegar a una superficie total de regadíos que sea sostenible para con los recursos hídricos disponibles, fiscalizar y controlar los cientos de pozos ilegales a lo largo de todo el país e invertir en infraestructuras eficientes.
  • En cuanto al abastecimiento de agua potable, es necesario revertir las privatizaciones de los últimos años. Sobran argumentos para explicar cómo la privatización del sector público acarrea la búsqueda del lucro ilegal de ciertas personas y partidos en detrimento del interés general de las y los españoles.
  • Sobre la depuración del agua residual, se ha de potenciar su reutilización en el riego de parques y otro tipo de actividades en los que sea segura su aplicación. Además, aunque el porcentaje de agua depurada en el país ha aumentado mucho en las últimas décadas, se debe continuar mejorando las infraestructuras ya obsoletas en algunas ocasiones, así como buscar que el porcentaje de agua residual depurada alcance el 100%.
  • Protección de los ecosistemas naturales pluviales y costeros, regulando adecuadamente los usos y actividades que se pueden o no realizar (urge redactar una nueva Ley de Costas y modificar la Ley de Aguas).