lunes, 24 de octubre de 2011

de blog de alcorcon -Dionisio García-

Estamos abiertos a replica. Publicamos este artículo de Dionisio García publicado el 14 de octubre y titulado ¿Romeraina?, referido a Oscar Romera, primer teniente Alcalde de Alcorcón



¿Romeraína?

Según declaraciones de don Óscar Romera, Primer Teniente de Alcalde de Alcorcón, publicadas en La Vanguardia de 13/10/11, "el Ayuntamiento no sólo no sube las tasas sino que las congela y reduce", y, para ejemplo de esto último, pone el de las tasas de terrazas de veladores, que al haber ampliado la temporada, por la que se pagaban 177 euros (35,4 euros por mes: ¡pero por mesa, se le olvida decir!), de cinco meses, mayo a setiembre, a ocho, marzo a octubre, "cada hostelero tendrá que pagar 28 euros al mes" (sigue sin aclarar que por cada mesa autorizada). Es decir 224 por la temporada. "Estos son los datos y no son cuestionables", remacha (¿pontifica?). Las declaraciones de Romera parece que implican otras anteriores de la concejal socialista Marta Bernardo, quien debió de reprochar al gobierno municipal que subiera las tasas de 177 euros por la temporada del año natural a 224 por ocho meses. Don Óscar niega la mayor y dice que es que la tasa de 177 por el año natural "nunca entró en vigor y que ella [Bernardo] lo sabe", y que partir de ese importe es engañar a los alcorconeros, a los vecinos, a los comerciantes y al sursum corda.

Pero veamos quién engaña. Las tasas de 177 euros por mesa y temporada con duración del año natural fueron aprobadas por unanimidad en el pleno del mes de marzo de 2011. Que se llegaran a aplicar o no —probablemente no, por falta de tiempo: ¿a quién se le ocurre aprobar unas tasas en marzo para una temporada que el mismo acuerdo implicaba que empezaba en enero?— es lo de menos: lo cierto es que ahí estaban aprobadas y se tendrían que haber aplicado en el 2012 de no haberlas el actual gobierno municipal modificado en las condiciones dichas. Por tanto, es cierto: se ha pasado de unas tasas de 177 euros por mesa y temporada de 12 meses a 224 por la temporada de ocho meses, así es que el vicealcalde tergiversa y engaña. Por cierto, que el munícipe no aclara en la entrevista, o el periódico al menos no lo recoge, qué pasa con los cuatro meses de noviembre a febrero: ¿no pueden los amados hosteleros instalar terraza? ¿pueden pero con otras tasas? ¿con cuáles?

Sea lo que sea de la disputa por las tasas —escaramuzas entre concejales, en todo caso—, en realidad me importa un comino cuánto les cobran o dejan de cobrar a sus amados hosteleros por las instalaciones de las terrazas. Lo que sí me importa es que parece que los partidos rivalizan por ver cual de ellos cobra menos a los bares por unas instalaciones que son fuente de problemas y graves molestias para los vecinos que tienen la mala suerte de padecer una terraza bajo o muy cerca de su casa y de sus ventanas. Parece como si fueran los ingresos que puedan obtener por las tasas lo único que les importara... bueno, eso y una posible clientela electoral por parte del lobby hostelero. Eso es lo único que parece importarles, y muy poco o nada la tranquilidad de los vecinos de los alrededores de esa clase de instalaciones. Discusión ridícula sí y, sobre todo, "denigran-te", como diría don Óscar.

P. S. El resto de la entrevista es, al igual que la parte que he comentado, un montón de chorradas, insidias, medias verdades, etc., en la línea de la perezina, que tampoco es cosa de perder el tiempo comentándolas.