viernes, 16 de noviembre de 2012

NUNCA PIENSES QUE ERES NADA: ESTÁS VIVO, NO ERES UN ZOMBI.

Porque eres todo. Existes, estás vivo. No te duermas, si te duermes te mueres.
Hay muchos muertos entre nosotros, y no porque esté de moda todo lo relacionado con los zombis, sino porque a muchos se les ha parado el corazón, o lo que sea que hace sentir la vida como un todo y sentir la vida de los otros como tu propia vida. La compasión, de la que habla el budismo o el cristianismo, o el Islam, o la fraternidad de agnósticos y ateos, o la empatía.
Estos zombis están entre nosotros, disfrazados, pero detrás de su aspecto pulcro se trasparenta su verdadero aspecto de muertos vivientes. Son poderosos, son ricos, son famosos, manejan las leyes a su favor, mandan a sus lacayos a limpiarles el camino, beben la sangre de los vivos. Se sientan en tronos, en parlamento, en tribunales, se coronan de tiaras y oro, se llaman sabios, santos y entendidos, pero están muertos. Se empeñan en convencernos de que somos insignificantes, ignorantes, perezosos e inútiles, de que no podemos nada contra ellos, que están haciendo lo que hay que hacer, como Dios manda.
Pero la vida camina entre los vivos. Por eso, ni se te ocurra pensar que no eres nada. Eres todo, y estás vivo.