sábado, 9 de marzo de 2013

9 DE MARZO, TAMBIÉN EL DÍA DE LA MUJER


Ayer no tuve tiempo, pero me digo que también hoy, 9 de marzo, es buen momento para dedicarlo a las mujeres.
Les quiero dedicar a mi madre, a mi hija, a mi hermana,  a mis amigas, a mis compañeras, a todas las mujeres del mundo, una reflexión que me he hecho para comprender uno de los principios de EQUO: la paridad. Reconozco que al principio no me convencía, y coincidía con muchas personas en que las mujeres no deberíamos necesitar de esa ley para demostrar nuestra valía y hacernos un lugar en la vida pública.  Pero a fuerza de reflexionar he llegado a una conclusión: la ley de la paridad, o cualquier ley que nos empuje a comprometernos en política es necesaria, no porque nosotras las mujeres lo precisemos, sino porque la sociedad necesita, y con urgencia, la perspectiva femenina para cambiar el orden social y económico actual. No es por invertir la situación y someter a los hombres, es por aportarles los valores femeninos e inocularlos en la sociedad. El nuevo orden que surja de esta feminización  sería más equitativo, más respetuoso con el medio ambiente  (porque de ello depende la supervivencia de la especie) más pacífico, porque la mujer está más ligada a la conservación de la vida.
Por eso adelante con cualquier estrategia que anime a todas las mujeres a comprometerse en la vida pública  por el bien común.


Imagen. maricruzpe.blogspot.com