miércoles, 11 de septiembre de 2013

¿Quién controla el negocio de las obras en Alcorcón?

periodico Agora alcorcon
A. Ladera – No son muchas las obras de mantenimiento que se realizan en Alcorcón, pero si uno se fija en las vallas siempre verá que son de la misma empresa: Licuas ¿Es que no hay más contratistas?

¿Quién controla el negocio de las obras en Alcorcón? Campos de golf ilegales, chanchullos con Nóos, la conexión entre la trama Gürtel y el caso Bárcenas… les presentamos a la persona que hace dinero con las obras de mantenimiento de Alcorcón.
La sorpresa se diluye al saber que Licuas es la empresa que ha contratado el Ayuntamiento para un plan intensivo de arreglo de desperfectos en 2012 por 500.000 desde el 1 de agosto y renovable en 2013 y 2014 por 750.000 cada uno. Básicamente para arreglo de calzadas y aceras. El personal de mantenimiento del Ayuntamiento se centraría en edificios e instalaciones públicas, sobre todo en colegios. En total, 2 millones de euros.[1] La empresa fue elegida entre 16 candidatas.
Hasta aquí todo puede parecer normal, pero todo cambia al indagar un poco en la empresa, sobre todo en su presidente, Joaquín Molpeceres Sánchez.
Además de presidente de Licuas, lo es o ha sido de Desprosa, Obraser, Mercali y Marina El Portet de Denia, administrador único de Edilar Inversiones Inmobiliarias y Molcasa y consejero de  Gestión de Edificios Comerciales.[2]
También estuvo presente en varias asambleas de Caja Madrid dentro del Sector de Entidades representativas en la época de Rodrigo rato, en 2010 y 2011.
Persona vinculada al deporte también es presidente de la Fundación Deporte Madrid UFEDEMA y patrocinador de Madrid 2016 a través de Licuas en el Club Madrid 16 del que Licuas es socio fundador, que también fue colaborador de oro en Madrid 2012.[3] La empresa Coarsa (de la cual Molpeceres es accionista) también patrocinó Madrid 2016.
Este club se sumó a la candidatura de Madrid 2016 a la que apoyaba y respaldaba económicamente, según palabras del presidente de la patronal de Madrid.[4]
Bien, resulta que la Fundación Madrid 2016 pagó 144.000€ a la Fundación Cultura, Deporte e Integración Social por un informe del que “no queda mucho” según la presidenta Mercedes Coghen. La CDIS fue utilizada para desviar al extranjero 470.000 euros como mínimo con la ayuda del Instituto Nóos presidido por Iñaki Urdangarín según un informe de Hacienda del que da cuenta el diario Público.[5]
Molpeceres también fue miembro de la comisión de asesores del presidente del Comité Olímpico Español en el periodo 2009 y 2013 y además fue el constructor del campo de golf Olivar de la Hinojosa y El Encín a través de Desprosa.
Éste último fue inaugurado por Esperanza Aguirre en 2011 afirmando que “Los poderes públicos tienen la obligación de impulsar la práctica del golf” en unos terrenos públicos no urbanizables dedicados a la investigación agropecuaria. Recientemente el Sección Quinta de la Sala de lo Contencioso Administrativo ha anulado el Plan General de Ordenación Urbana ante el recurso al proyecto de Ecologistas en Acción. El campo ni siquiera era público sino una concesión a Desprosa por 50 años en los que invirtió 33 millones de euros esperando unos beneficios de 13 millones.[6] A pesar de ser declarado ilegal, el campo sigue funcionando con normalidad.
El otro campo de golf de Molpeceres, el de la Hinojosa, en Barajas, también es de titularidad pública aunque gestionado por el empresario a través de Desprosa.[7]
Sin embargo probablemente todo esto pueda parece poco (aunque en realidad está todo relacionado) al lado de su mayor escándalo, aparecer en los papeles de Bárcenas.
Está en la lista de los supuestos donantes al PP y el 11 de junio de 2004 hace una entrega de 60.000 euros. Sus empresas, Licuas y Desprosa aparecen en el requerimiento del juez Ruz al Partido Popular en el que solicita todos los contratos públicos de estas empresas con la Administración General del Estado, las administraciones autonómicas, las locales y los organismos autónomos, “en relación con la eventual concesión a las mismas de adjudicaciones públicas” y también solicitó a este partido que entregase el registro de visitas para ver si aparecía, entre otros siete, el nombre de Joaquín Molpeceres.[8] La policía recomendó al juez investigar las adjudicaciones de obras recibidas por empresas vinculadas a Molpeceres y Javier López de Hierro (marido de Cospedal) entre otros.
De hecho en marzo de este año El Plural publicaba que Joaquín Molpeceres podría ser la pieza clave para conectar el caso Bárcenas con el caso Gürtel.[9] [10]
Según la policía Coarsa admitió realizar pagos en 2002 y 2004 a Technology Consulting Managament, una de las empresas vinculadas al trama Gürtel. En su contabilidad requisada en el despacho de Francisco Correaaparecen tanto Coarsa como Licuas en el archivo de pagos al ex-alcalde de Majadahonda registrados como entradas (las únicas) de 53.940,84, 60.101,21 y 21.035,42 euros. Las dos últimas emitidas por TCM (Technology Consulting Managament).
En el sumario de la Gürtel también aparecen las adjudicaciones de las obras para construir el instituto de Educación Secundaria Cerro de la Mina o las obras de urbanización de la zona oeste del Área de Oportunidad, las dos en Majadahonda. Este ayuntamiento emitió además  varias facturas a favor de Licuas por trabajos relativos a las elecciones generales de 2004, las europeas del mismo año y el referéndum de entrada en la Unión Europea de 2005.
Además se relaciona a Joaquín Molpeceres con Alberto López Viejo, el ex Consejero de Deportes de la Comunidad de Madrid también imputado en la trama Gürtel.[11] Supuestamente y según los documentos enviados por el Banco de Sabadell, Molpeceres le habría ayudado prestando el patrimonio de una de sus sociedades como garantía de un préstamo de 1,8 millones de euros unos meses, avalándolo con 1,6 millones después de resultar adjudicatario de la construcción del campo de golf de El Encín.[12]
A pesar de todo sus empresas siguen consiguiendo adjudicaciones de ayuntamientos afectados por Gürtel, como un contrato de mantenimiento y limpieza asignado a Licuas en Boadilla del Monte de 3 millones anuales durante 14 años, 42 millones de euros.[13] Ya recibió este mismo contrato con el antiguo alcalde, Arturo González Panero, “El Albondiguilla” y varias adjudicaciones de obras en la misma localidad.

En conclusión, tenemos a un empresario vinculado a infinidad de corruptelas, dependiente absoluto de la administración pública en esa filosofía tan liberal de enriquecer a sus empresas privadas mediante el dinero público. Un empresario con campos de golf públicos (muy útiles) y contratos de mantenimiento con ayuntamientos dejando dinero a sus empresas privadas.
Y mientras tanto nuestro alcalde, el de los sobresueldos, dándole dos millones a esta empresa para el mantenimiento de Alcorcón. La próxima vez que vean un valla de la magnífica empresa Licuas acuérdense de este nombre: Joaquín Molpeceres.