miércoles, 23 de octubre de 2013

‘desaparecida’ ante los abusos de Ana Botella


Inés Sabanés y Ramón Linaza, coportavoces de Equo MadridEs un ‘secreto a voces’. (el boletin.com) Muchas plataformas sociales y colectivos vecinales consideran que la oposición a Ignacio González y Ana Botella “sencillamente no existe” y Ramón Linaza, coportavoz de Equo Madrid, les da la razón.

El representante de la formación ecosocialista explica que esta supuesta ‘pasividad’ se debe a que tanto PSOE como IU “han participado en gran medida en este modelo de desarrollo y gestión de Madrid que nos traído el gran endeudamiento actual”, igual que han formado parte del modelo financiero de Bankia-Caja Madrid, por lo que no pueden ofrecer un modelo de ciudad alternativo y créible.

Linaza destaca que la izquierda madrileña “ha sido parte del problema y por tanto es difícil que forman parte de la solución” y los ciudadanos lo saben, por lo que esta circunstancia está detrás de que los ciudadanos cuestionen el déficit democrático de las instituciones, especialmente de las instituciones madrileñas.

A gusto en la oposición

El miembro de Equo comparte la percepción de una buena parte de los madrileños de que la oposición no está aprovechando el hecho de que los gobiernos de Madrid hayan perdido una gran parte de legitimidad, desde las pasadas elecciones, “ya que no están Esperanza Aguirre ni Alberto Ruiz Gallardón, sino sus ‘sucesores’ que no han sido elegidos en las urnas” .

A la pregunta de que por qué PSM e IU se muestra tan poco combativos con los abusos y el ‘rodillo’ que aplican tanto Ignacio González como Ana Botella, Ramón Linaza da un respuesta sencilla: “En la oposición se está muy a gusto, ya que no se tiene la responsabilidad de gobierno y sin embargo tienes un participación institucional que te da visibilidad y prebendas”.

Y al hablar de “prebendas”, Ramón Linaza se refiere a que no quieren renunciar a los asesores, coches oficiales y subvenciones que reciben los partidos político, “unos gastos que pueden no ser cuantitativamente muy importantes pero que no son éticos en unos momentos de crisis como los actuales”.

Linaza dice que “la izquierda madrileña lleva ya demasiado tiempo, dos décadas, desde que fue desalojada de Ayuntamiento y Comunidad, que anda despistada y a la zaga del poder”

Para reducir esta brecha entre los partidos y los vecinos de Madrid, desde Equo creen que la solución pasaría por un acercamiento de los partidos de la oposición a los ciudadanos, “que pulsaran más la calle y el movimiento asociativo”, pero advierte que “como la distancia es tan grande haría falta un esfuerzo extra”.

Finalmente, Ramón Linaza da la razón a la oposición cuando acusa a la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, de no pisar la calle y desconocer los problemas de los madrileños, pero hacen notar a PSOE e IU que es “sorprendente que con esta parálisis municipal, que se ha visto acrecentada tras el varapalo olímpico, ellos no se muestren más activos