miércoles, 13 de noviembre de 2013

Alcorcón: ¿ciudad con complejo de inferioridad?

En los últimos tiempos, los habitantes de Alcorcón estamos sufriendo el que los intereses de la ciudad sean postergados en pos de otros intereses ajenos a los que aquí vivimos. La deriva comenzó con el plan socialista para urbanizar todo el terreno disponible de Alcorcón, sin pensar en las verdaderas necesidades -actuales y futuras- de la ciudad y de sus habitantes,todo ello coronado por la guinda del famoso CREAA. A la postre, y con la huida del alcalde promotor al senado, se demostró que bien poco le importaba Alcorcón, y que lo único que buscaba era un sitio en los pensamientos de las constructoras más afamadas.
Con el fin de destruir el escaso cinturón rojo que quedaba en el Sur de Madrid, Esperanza Aguirre colocó a su más acérrimo seguidor, David Pérez, en la  dirección de la Asamblea Local del Partido Popular. Los integrantes de esta asamblea local, o carentes de fuerza para imponerse a la lideresa o ávidos de poder, rindieron pleitesia al paracaidista recién empadronado y obtuvieron como premio la alcaldía. Lamentablemente, Roma no paga traidores, y pocos de los militantes locales fueron agraciados con puestos de gran relevancia y remuneración en el ayuntamiento, trayéndose David Pérez a múltiples colaboradores ajenos a lo que Alcorcón significa y debe significar.
Siguiendo la estela del anterior mandatario, David Pérez colocó los intereses de Alcorcón por debajo de los suyos propios o de los de su partido. El ejemplo máximo de tal postración es la iniciativa Eurovegas, donde entregamos/expropiamos el suelo que los socialistas no pudieron urbanizar a un proyecto megalómano sin sentido y al que además, perdonamos todo tipo de impuestos locales (por ceñirnos y comentar únicamente lo que atañe al ámbito que nos ocupa).
El que Alcorcón no es más que un juguete en la realpolitik de la vida madrileña o incluso nacional, lo podemos encontrar todos los días, en todas las iniciativas de esta corporación, en todas sus declaraciones y en todos sus plenos. El Alcalde está de paso y se está labrando su particular futuro. Y ese desprecio hacia lo local, hacia las necesidades vecinales, a crear ciudad se demuestra hasta en las más irrelevantes decisiones.
El Ayuntamiento de #Alcorcón recupera la celebración de la tradicional carrera San Silvestre

El otro día pudimos ver con alegría que el Ayuntamiento recuperaba la tradición de celebrar la San Silvestre.  Pero lejos de intentar consolidarla como un lugar de encuentro entre los centenares de corredores que pueblan la ciudad (basta darse una vuelta por las calles, los parques, los caminos que conducen al Parque Polvoranca para ver la creciente afición al running) y el resto de habitantes, lejos de posicionarla como una forma de despedir el año en la ciudad, lejos de colocar en el imaginario infantil la unión de la alegría del fin del año y el salir a la calle a celebrarlo de forma conjuna, el Alcalde decide celebrar la San Silvestre el 15 de Diciembre a las 9h30.
No hay mejor forma de esconder y no molestar que ponerse a correr un Domingo a las 9h30 de la mañana por el Polígono Urtinsa y suponemos que por las calles más despobladas del Ensanche Sur.
Nos dirán que no se puede competir con la masificada San Silvestre Vallecana, pero, ¿y qué nos importa a los habitantes a Alcorcón la San Silvestre Vallecana? Somos de Alcorcón, corremos en Alcorcón, disfrutamos y sufrimos nuestras calles todos los días cuando salimos a correr y queremos y tenemos el derecho de correr una San Silvestre el 31 de Diciembre en Alcorcón (por el centro y a una hora normal). Y el resto de habitantes de Alcorcón tiene el derecho y el placer de ver utilizar la ciudad un día tan señalado como el último del año sin estar mirando a Madrid. El día 31 de Diciembre saldrían a correr los que quisieran, se echarían a las calles a ver pasar a los corredores aquellos que les plazca. La mucha o poca afluencia ni quita ni pone y no es más que un acicate para posteriores ediciones. No somos ninguna ciudad de tercera o cuarta categoría (somos las 40 ciudad más poblada de España) y tenemos que tener nuestros propios intereses y trabajar por fomentarlos..
Tenemos el derecho y el deber de construir una ciudad que intente satisfacer las necesidades de los vecinos sin tener que viajar a Madrid. No queremos ser más ciudad dormitorio, y una forma de hacerlo es reivindicar y constituir nuestras propias tradiciones por encima de los intereses partidistas que desprecian lo local y escogen como referencia modelos ajenos al nuestro.
Por todo ello, hacemos un llamamiento a la población a que manifieste su descontento por el trato de ciudadanos de segunda que le da esta corporación municipal y en este caso concreto a protestar por colocar una iniciativa deportiva fuera del calendario normal de celebración, a horas intempestivas y en lugares recónditos.
Y estar atentos, no vaya a ser que el mismo día 31 de Diciembre una verdadera San Silvestre se celebre.
elegir cuidar el cerebro o el cuerpo
PD: también puede ser que el Alcalde sitúe esta iniciativa popular en días pocos señalados y horas intempestivas, ya que él es más de cuidar el espíritu y no dedicarse a hacer ejercicio. Quizá él no tenga tiempo para todo y tenga que elegir. El resto somos capaces de cuidarnos de manera integral, dando de comer tanto al espíritu como al cuerp