lunes, 31 de marzo de 2014

Equo y el Partido Verde Europeo proponen “abrir caminos legales a la inmigración

Ska Keller (centro), Florent Marcellesi (derecha) y Juan López de Uralde.
Ska Keller (centro), Florent Marcellesi (derecha) y Juan López de Uralde.
La candidata del Partido Verde Europeo a presidir la Comisión, Ska Keller, arropa al aspirante de Equo a Estrasburgo, Florent Marcellesi, en el arranque de la precampaña
La política alemana considera "increíble para las mujeres europeas" la contrarreforma del aborto propuesta por Gallardón
Marcellesi defiende la necesidad de "un proceso constituyente" que permita democratizar Europa
“Somos europeístas insumisos. Hago un llamamiento al auténtico voto útil a Equo: un partido emergente en España pero que pertenece a la cuarta fuerza política en Europa”. El candidato ecologista para las europeas, Florent Marcellesi, arrancó este lunes la precampaña electoral arropado por su jefe de filas, Juan López de Uralde, y por la candidata del Partido Verde Europeo (PVE) a presidir la Comisión, la alemana Ska Keller, con la convicción de que lograrán, al menos, un eurodiputado en los comicios de mayo, a los que concurre en coalición con Compromís, Chunta Aragonesista (CHA) y otras fuerzas.
Marcellesi repasó ante los medios y asistentes el largo camino que ha seguido Equo para labrar sus alianzas, elegir a su candidato y cerrar su programa el pasado fin de semana. Un programa, explicó el candidato, que gira sobre tres ejes: democratizar Europa y dar más poder al Parlamento “para derrotar a la troika”, liderar una transición hacia una economía verde que garantice la sostenibilidad y el empleo y avanzar en la justicia social, defendiendo además los derechos actuales y conquistando los nuevos.
Ska Keller puso como ejemplo de la necesidad de defender estos derechos ganados ante la contrarreforma del aborto que ha puesto en marcha el Gobierno de Mariano Rajoy. “Lo primero que hice cuando me eligieron en las primarias fue participar en una manifestación en Bruselas contra la reforma del aborto, que ha generado en Europa una gran solidaridad con las mujeres españolas. Para nosotras es increíble que el Gobierno quiera eliminar su derecho a elegir sobre su propio cuerpo”, expuso en un correcto español la joven política alemana de 32 años.
Keller defendió también la necesidad de un grupo verde fuerte en el Europarlamento para acabar “con las políticas de austeridad” que ha impuesto la troika y que suponen “una violación de los derechos humanos”. “No es aceptable que la gente no pueda pagar sus medicinas, como en Grecia, o sean desahuciadas de su casas, como en España. No puede haber sólo objetivos comerciales”, remachó.
La candidata del PVE a presidir la Comisión Europea abordó también el tema de la inmigración. Keller, que visitó en septiembre del año pasado Ceuta y Melilla, alertó sobre los partidos xenófobos pocos días después de que la primera vuelta de las elecciones municipales francesas confirmara el crecimiento del Frente Nacional de Marine Le Pen.
La política alemana defiende que todas las personas que viven en Europa merecen los mismos derechos y propone que la solución a la presión migratoria que sufren los países del sur pasa por “abrir caminos legales” a la entrada de personas extranjeras en Europa. “Como no los hay, la gente toma caminos irregulares. Esto da problemas a los países, pero sobre todo es un problema para los propios inmigrantes, que se dejan la vida en el intento”.

Green New Deal

Florent Marcellesi y Ska Keller expusieron también la apuesta económica del Partido Verde Europeo. El candidato de Equo ha recordado que, según la Organización Internacional del Trabajo, la economía verde crearía dos millones de trabajo de aquí al final de la década sólo en España y 20 en toda Europa. “Ese es justo el número de parados que hay actualmente en la UE”, recordó Marcellesi, que prometió que el PVE tiene una línea roja en Europa: “Son las políticas de austeridad de la troika, que está creando paro y problemas sociales”.
En este sentido, Keller explicó que su grupo defiende “acabar con la austeridad e invertir en sectores de futuro: renovables, eficiencia energética, sanidad, educación…” para construir “una economía que se base en la justicia social y ambiental”.
El sector energético es, precisamente, uno de los pilares de la política ecologista. Marcellesi defendió la necesidad de pasar de un planteamiento nacional a uno europeo, apostar de forma clara por las renovables y lograr “una reducción del 90% de las emisiones de CO2 en 2050”.
Juan López de Uralde arremetió además contra la energía nuclear, para la que hay “un antes y un después del desastre de Fukushima”. De Uralde aseguró que el del PP es “el Gobierno más pronuclear de Europa, que ha impulsado el sector en todos sus elementos”. El coportavoz nacional de Equo abogó por sustituir esta fuente energética por las renovables: “La lucha antinuclear está en nuestro ADN”, zanjó.

Proceso constituyente

Equo y el PVE defendieron además la necesidad de poner en marcha “un proceso constituyente” para Europa que sirva para dotar de más mecanismos democráticos a las instituciones en contraposición a la troika.
Este proceso implica la elección por parte de la ciudadanía de una Asamblea Constituyente que en el plazo de un año redacte una constitución, “un texto corto y simple que plasme los derechos fundamentales de la ciudadanía, garantizando los derechos civiles y políticos, los económicos, sociales y culturales y los valores rectores de la UE”, según recoge su programa electoral.
El resultado final, según la propuesta, debería ser ratificado mediante los mecanismos democráticos que la propia Asamblea determine.sé EQUOlogico