martes, 20 de mayo de 2014

A LOS BUENOS SOCIALISTAS LO DE FELIPE GONZALEZ NO LES GUSTA

ODISEA DE LA IZQUIERDA

del blog de ANTONIO FERNANDEZ en el uso de la palabra
Nuestra denominada Historia Moderna nos revela puntuales y destacados hechos protagonizados por muy significativos y exclusivos personajes, seres humanos, mujeres y hombres únicos que empujaron nuestro mundo conocido hacia las más evolucionadas y modernas sociedades.

Descubridores, químicos, biólogos, astrofísicos, ingenieros, matemáticos,
pensadores insignes, fueron moviendo nuestra esfera armilar en la objetiva dirección del progreso humano, pero a la vez también este proceso nos ha reportado otros nefandos especímenes de muy contrario signo.

La izquierda política internacional pero también española, han venido sufriendo, a mi parecer, un importante deterioro y desviacionismo ideológicos, causando un enorme y confiemos, aún reparable, daño en las clases más desfavorecidas de esa "tan vanguardista" sociedad del ya hace algún tiempo estrenado siglo XXI.

Su palpable declive está siendo largo pero progresivamente firme, sostenido e "in crescente".

Las causas, múltiples y de variada etiología, han venido a la par, transformando clásicos y familiares referentes precedentes.

El enemigo ideológico de la izquierda se nos mostraba típico y evidente en nuestros inmediatos pasados lustros, pero ha ido aprendiendo del enmascaramiento y de la apariencia necesarios para fingirse, ahora, pundonoroso y respetable rival; para envestirse del más lucido traje de adalid de "pandereta", de máximo defensor de la justicia social y de la mayor de las comprensiones civiles, alcanzando, verbigracia, y por su absoluta mayoría conseguida al parecer convencida de sus bondades declaradas,  las más elevadas cotas de poder en período democrático en España, al igual que sus homólogos representantes en nuestra Europa de la Unión; en flagrante muy otro demostrado prioritario fin de proteger el privilegio de clases, el mantenimiento económico de los poderosos y de sus no muy limpios mercados. Es decir, en la habitual e inevitable  práctica del neoliberalismo más rancio, inimaginable pero cierto en nuestro familiar entorno, tan aparentemente despierto e intelectual occidentalizado mundo, generador y divulgador doméstico y clásico de la "Razón Pura" kantiana.

Pero entre las inocultables y muchas veces inevitables causas y ciclos históricos, influyentes directos de tan grave retroceso ideológico y de los varios estruendosos y repetidos fracasos fácticos, también cuentan la contribución directa de abominables y muy personalistas traiciones, determinadas estrategias condicionadas y dirigidas por arcanos intereses, pero ejecutadas necesariamente también por muy específicos agentes individuales de influencia reconocida y responsables unipersonales de tamaños y perniciosos desatinos.

Aparentes "iluminados", aún vivos, de entre aquélla cohorte de empáticos pretéritos y manipuladores monstruos y de tan atractiva imagen política, vuelven ahora por sus fueros (no se sabe por cuántos "puñados de lentejas") a proponernos con insistencia claramente sospechosa, la inevitabilidad en la conveniencia de un acuerdo general para futuras y también inmediatas acciones ejecutivas en la gobernanza de nuestro país y por el bien del devenir del mismo y de nuestro propio bien, entre los mayoritarios y aparentemente enfrentados mayoritarios partidos políticos de nuestro arco parlamentario (PSOE-PP).

En realidad, tan capciosas y contranaturales reiteradas sugerencias, provenientes de los mismos mercenarios supervivientes y generados desde la misma casta mercader, pretenden con su aceptación, el logro de una mayor profundización menoscabante entre las fuerzas de su verdadera enemiga, la irredenta izquierda activista.

"O con nosotros, o el caos", ese es el lema adoptado por tan impresentables y burdos voceros, por tan perniciosos intelectualoides y politicastros al uso. O asumís nuestras inteligentes y sesudas soluciones, o vamos derechos hacia el irreversible desastre.

Tan peregrinos, aberrantes y alucinados consejos tienen sus no ya tan oscuros orígenes y también sus, para determinados sectores económicos, muy trascendentales objetivos: desarmar, adocenar aún más, domeñar en suma, a esa peligrosa, airada y todavía en demasía, aguerrida izquierda española. Acostumbrarla, de nuevo, al sometimiento civil, a la clasista sojuzgación, a la autoculpabilidad inconsciente, a la postrera aceptación del "porque sí", a la renuncia final ...

Compañeros/as, no admitáis esta burda trampa de la concordia necesaria por nuestro propio bien, ni nos resultaría común, ni mucho menos se conseguiría concordia alguna. Tened siempre presente la fortaleza de la razón, el poder de la unión de nuestras sólidas voluntades; haced como Ulises en aquélla homérica "Odisea", tapaos los oídos, desoid estos engañosos "cantos de sirena", rechacemos de plano obscenidades tales. La "Lucha de Clases" sigue plenamente vigente, el dialéctico y democrático enfrentamiento político deberá sernos irrenunciable, se hace imprescindible para ir ganando a nuestro encarnizado rival parcelas de bienestar social y de un más atractivo horizonte vital para la mayoría.

No renunciéis a vuestro ideario fundamental, persistid en la lucha, no abandonéis el frente de batalla. Si algunos os decepcionan, otros os estamos esperando con esperanza, con fe y con muy coincidentes ideologías para luchar juntos por causas comunes y generales.

Mirad a vuestro alrededor, sí que hay salida, sí que existe esa organización política con la que identificaros. Sí, ya hay conformado ese nuevo grupo político de izquierdas, republicano, laico, federalista, horizontal y transparente. Ese partido de presente y de futuro que lucha por una verdadera igualdad, por la paz, por el desarme, por la ecología, por la sostenibilidad, por la defensa a ultranza, de lo social, de lo público y por el bien común.

Analizad detenidamente las opciones que os ofrece el actual espectro político de la izquierda española, no os quepa duda alguna de que podréis encontrar un grupo humano que coincide con vosotros, pero nunca, jamás dobleguéis vuestras sólidas y razonables convicciones, no os rindáis jamás, juntos venceremos ...
sé EQUOlogico