jueves, 29 de mayo de 2014

ECOSOCIALISMO - EQUO

TRÁNSITO DE UN SOCIALISTA Y ECOLOGÍA, O ECOSOCIALISMO

"El Ecosocialismo es una doctrina política surgida a finales del siglo XX que integra las ideas del socialismo y del ecologismo.

Los ecosocialistas piensan que el capitalismo es un sistema inherentemente dañino, tanto para la sociedad como para el medio ambiente.

A menudo se denomina rojiverdes a los ecosocialistas: defienden políticas verdes desde una óptica claramente anticapitalista y muy frecuentemente inspirada por el marxismo. Se desmarcan de la mecánica de la "economía neoclásica" de una manera más firme que otros verdes, y apoyan con más vehemencia la "justicia social" como la primera meta de la política, viéndola como una llave para otros objetivos."

"El término Ecosocialismo pretende unir dos palabras -ecología y socialismo- para crear un nuevo significado, un concepto diferente, un pensamiento cargado de reflexión, de análisis, de crítica y también de utopía.

El eco de la primera parte de este neologismo alude al oikos, a la casa humana, es decir: a la Naturaleza y a la Sociedad, a la relación del ser humano con la Naturaleza.

La prioridad de este oikos en el nuevo término, subraya, de entrada, la centralidad de los problemas ecológicos en cualquier reflexión sobre un proyecto social global. La segunda parte de este nuevo término,socialismo, remite a un proyecto social que pretende trascender al capitalismo, instaurando una sociedad más libre, justa e igualitaria. Sin embargo, el que se le coloque después del eco significa que esesocialismo quiere ser diferente y subordinado al cuidado del oikos.

El eco se remite a lo que es (al oikos que habitamos), en cambiosocialismo apunta a lo que no es pero debe ser (a la utopía); la palabra ecología alude a problemas, desastres, crisis ambiental;socialismo quiere significar a una sociedad capaz de superar los problemas (sociales y ambientales) que el capitalismo no puede solucionar. El ecosocialismo quiere plantearse como una propuesta de solución global de los problemas ambientales y como una alternativa al capitalismo." (De Wikipedia)


Transcribo, en su literalidad, oficial definición del Ecosocialismo, ideología no siempre bien entendida y muchas veces intencionadamente mal interpretada.

Reconozco mi personal desconocimiento de esta nueva doctrina política hasta muy recientes tiempos.


Mi formación filosófico-política deviene del más común de los recorridos por los pensadores sociales: Platón, Rousseau, Marx, Engels, Bakunin, Lenin, Trotski, Mao, etc y por sus más reconocidos interpretadores:Gramsci Haneker, etc.

 Por esta razón y tras múltiples recapitulaciones personales de identificación ideológica, milité, desde mi juventud más temprana, en el Partido Socialista Obrero Español.

Durante la llamada "Clandestinidad española" compartí riesgos personales con inolvidables y muy entrañables compañeros de viaje. Sufrimos, juntos, incomodidades múltiples y variadas.Nos vimos violenta y frecuentemente enfrentados con activos y agresivos miembros del SEU univesitario. Recibimos alguna que otra dolorosa advertencia física de las "grises y cabalgantes" Fuerzas del Orden Franquista, cuando no, nos las hacían reconocer en "privado", en sus "confortables" salas debidamente "decoradas" al respecto.Viví, participé y compartí, éxitos históricos (aunque fugaces)-entre otros, del mayor triunfo de la historia del socialismo español: Elecciones Legislativas de 1.982-.

Pero también resistí a muy dolorosas e inimaginables traiciones, incorporación de España en la OTAN, renuncia del PSOE al marxismo, la profunda laminación del Estatuto de los Trabajadores, y varias otras incomprensibles medidas protagonizadas por un equipo dirigente socialista en el Gobierno de España, eso sí, con la corresponsable respuesta de varias huelgas generales y manifestaciones populares multitudinarias, impensables medidas para este "supuesto" mandato de la ¿izquierda política española?. 

Todo este gravísimo daño causado por nuestros propios, para algunos nos resultó irreversiblemente imperdonable y seguidamente se produjo una profunda y extensa serie de dimisiones (desde las mismas directivas del partido) entre las que figuraban muchos de mis más respetados y afines compañeros de ideología (yo mismo incluido, naturalmente).

Tras el transcurso de varios años "anclado en el dique seco político" activo, me llegan ecos de renovadores estímulos generados desde otras nuevas y limpias organizaciones partidistas.

Especialmente oigo algunos elogios, aunque dispersos, alrededor de un innovador, fresco y muy animoso partido: EQUO.

Según se me informa, lo han creado unos entusiastas defensores del Ecosocialismo. Tras lograr contactar con su por entonces portavoz en Alcorcón (mi lugar de residencia) y tras instarle, a él y al resto de sus compañeros -que me presenta-, me aclaren mis razonables dudas al respecto de la ideología oficialmente declarada de su organización, se me asegura se trata de un partido ecosocialista.

Es tan solo a partir de entonces porque me intereso en conocer y distinguir las efectivamente notables diferencias ideológicas entre la socialdemocracia (ya generalmente aceptada como la más natural izquierda occidental) y el ecosocialismo. Después de un subsiguiente y minucioso estudio del tema, asumo, satisfecho, plenamente convencido e identificado, este otro ideario tan humanista, tan lógico, tan sostenible, pero también tan netamente mejorado respecto del socialismo clásico, tan deteriorado además tras la conversión en burguesa y muy sosegada socialdemocracia de despacho.

Desde entonces me he sumado, gustoso, a la cooperación voluntariosa militante en EQUO (dentro de mis ya escasas posibilidades cronológicas). Pero últimamente creo registrar alguna aparente ambigüedad en la definición política que supuestamente corresponde a tales siglas partidistas, en contestación y frente a muy concretas preguntas generadas desde distintos medios de comunicación.

Me inquieta, me desasosiega muy sinceramente, la posibilidad de haber podido repetir un nuevo error en mi elección de representación política después de haber, convencidamente, interiorizado este más atrayente, positivo, durable y perfectamente viable método, capaz de transformar nuestro tan desastroso, indeseable, deshumanizado y mercantilista mundo capitalista.

Cualquiera de los más básicos razonamientos me llevan a confirmar la obligación fundamental que cualquier partido político que se precie tiene que cumplir con absoluta prioridad: su declaración oficial inequívoca en cuanto a la ideología política que abraza y defiende.

No es posible, carecería de toda lógica, la existencia de ninguna organización partidaria con indeterminación ideológica.

Me resultaría fundamental que, amén de la ratificación pública de EQUO como partido Ecosocialista, no se tratase nunca de enmascararlo, y que por ende y en mi opinión, por conveniencia de la propia Organización, se divulgase, se difundiese ante cualquier propicia ocasión futura. Aunque parezca mentira, muchos de mis compañeros (además de yo mismo), dudan de si se encuentran en un partido "verde", o si están afiliados a un grupo de los muy honrosamente denominados "rojiverdes" ...
sé EQUOlogico