domingo, 28 de septiembre de 2014

¡ SEAMOS REALISTAS, LOGREMOS LO POSIBLE !

Tras el cumplimiento de mi obligado y excesivo "impasse" me veo impelido a manifestar mi incontenida rabia, vuelvo al impotente pataleo, a mi contínua y arrebatadora protesta.

Nosotros, los españoles, tenemos la inexcusable y moral obligación de reiterar, por todos los civilizados medios posibles pero de forma absolutamente radical, nuestra contestación a tanta agresión social que nos vienen infringiendo nuestros enemigos de clase (término, desgraciada e irrefutablemente vigente): la llamada Troika europea y nuestros respectivos desgobiernos sin conciencia.

Sin paliativo ninguno, sin espurios enmascaramientos, sin falaces e insultantes mentiras; no es cierto que nuestra Sociedad esté saliendo de la crisis, tan solo lo están haciendo los protegidos, los poderosos, precisamente los causantes impunes de la misma (a quienes nos han obligado a salvar -para consecuencialmente hundirnos más nosotros, sus "obligados paladines").

La fundación germana Bertelsman Stifing acaba de publicar un concienzudo y bien documentado estudio que sitúa a España entre los países de la Unión Europea con mayor desigualdad social.

En 2.014 el riesgo de pobreza y exclusión social en nuestro país alcanzó el 27.3%.

El Informe Bertelsman presenta un ranquing de los 28 países de la U.E. en función de igualdad entre sus poblaciones. El estudio está basado en siete parámetros: acceso al sistema educativo, prevención de la pobreza, cohesión social, no discriminación, acceso al mercado laboral, igualdad generacional y sistema sanitario, o de salud.

Este comparativo sitúa a España en el puesto 21 del total de 28. Detrás solo figuran Malta, Chipre, Portugal, Irlanda, o Polonia.

Dicho trabajo hace expresa y específica mención, incluso, a los "masivos recortes" hechos en España respecto a la educación y a la investigación: "Pueden traer consecuencias negativas a largo plazo, no solo desde la perspectiva de la justicia social, sino también en términos económicos" (parece impensable se le haya escapado este último fundamental factor a todo este avasallador Neoliberalismo que nos dirige).

Dicha fundación teutona nos advierte, empero, de que "prescindir de presupuesto educativo reduce las oportunidades de las personas socialmente más vulnerables" (que ésto sí corresponde a la connatural ideología clasista neoliberal). "Con la emigración de muchos científicos jóvenes al extranjero, la capacidad de innovación en España ya se está viendo debilitada", nos confirma el reiterado informe.

Y estos datos (me he limitado a transcribir los más estrictos y destacados), contrastados suficiente e imparcialmente, nos vienen de esta misma Alemania manipulada por ese "cerebro" pensante (Señora Merkel) que no conforme con su propio país, se permite el lujo de imponer a otros Estados ajenos, reiterativos e injustificados castigos, bajo su caprichoso dominio imperialista; les sojuzga unilateral e interesadamente según sus indicativos más egoístas, arropada, claro, permanentemente, por la citada Troika y por el resto de Instituciones europeas, dirigidas por sus muy fieles y "bien pagados" acólitos.

Pues no, no debemos, ni podemos aceptar más aberraciones, tal unilateral imposición, tanta ignominia, es absolutamente invasivo y destructor, insoportable e inhumano.

Hemos de unirnos, tenemos que desbancar, de una vez por todas, a nuestros enemigos sociales, de clase. En las urnas, democrática, pero radicalmente. 

Demostrémosles que no les tememos, que hemos madurado, que sabemos bien lo que nos conviene más ciertamente. Echémosles, sin ninguna consideración, con cajas destempladas, por colegiada decisión popular, con "luz y taquígrafos", con oficial contaje de nuestro indubitativo favorable escrutinio resultante.

Debemos expulsar a tanto impío de nuestras Instituciones (he dicho nuestras, no suyas), nacionales y continentales.

Somos más, somos muchos más que ellos. Recordad que la bota opresora tan solo representa una cuarta parte del planeta, el resto, nosotros, somos claramente la mayoría, pero no la mayoría que nuestros enemigos pretenden: silenciosa y sumisa, sino que deberemos ser esa otra mayoría resistente, batalladora, inconformista ...¡DEMOSTRÉMOSLO EN LAS URNAS!.


sé EQUOlogico