domingo, 30 de noviembre de 2014

Paralizado al fin el Distrito Norte de Alcorcón: ¡Si se puede!



Desde la Plataforma "Stop Distrito Norte", (trascribimos del blog de la plataforma) especialmente activa desde el año 2006 hasta el año 2011, no podemos más que celebrar la ratificación producida el pasado 7 de noviembre de 2014 por parte de la Sección Quinta de la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Supremo de la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) fallada el 11 de mayo de 2012 por la que estimaba el recurso interpuesto por Ecologistas en Acción ante la aprobación definitiva de la revisión del Plan General de Ordenación Urbana de Alcorcón en su ámbito norte por parte de la Comunidad de Madrid el 27 de noviembre de 2008. Con ello se ha logrado nuestro objetivo de detener el Distrito Norte, manteniéndose los terrenos del norte de Alcorcón como no urbanizables, posibilitando el desarrollo de un corredor ecológico entre la madrileña Casa de Campo y el Parque Regional del Curso Medio del Río Guadarrama, proyecto supralocal que fue respaldado el pasado 28 de marzo por una moción aprobada por el pleno del Ayuntamiento de Villaviciosa de Odón y que es respaldado por asociaciones ecologistas y vecinales de Alcorcón, Madrid y Villaviciosa de Odón. 
Con esta sentencia damos por concluida nuestra labor de frenar los intereses especulativos del Club Atlético de Madrid SAD y de la Comisión Gestora Ciudad Norte (integrada por los principales propietarios del norte de Alcorcón), que buscaban obtener ganancias con la recalificación de los terrenos del norte de Alcorcón (de rústicos a urbanizables) y su posterior desarrollo urbanístico bajo la denominación de Área Norte o Distrito Norte. La nueva sentencia del Supremo desestima en su integridad los recursos a la Sentencia del TSJM interpuestos por ambos entes privados, rechazando todos los motivos planteados por las entidades privadas con un carácter “inusual e innecesariamente extensos”, como señala el Tribunal Supremo. Entre estos motivos, encontramos algunos tan peregrinos como la defensa de la tramitación urbanística ilegal bajo el pretexto de la autonomía local.
Desde "Stop Distrito Norte" hemos denunciado los intereses especulativos que han llevado a los citados entes privados hasta recurrir al Tribunal Supremo, pero también hemos resaltado la connivencia de las administraciones públicas local y autonómica en este proceso especulativo iniciado en plena burbuja inmobiliaria en España, y que nos llevó participar en plataformas contra la especulación y movimientos por la vivienda. Como han reconocido los Tribunales el desarrollo del nuevo Distrito Norte de Alcorcón, que incluía la Ciudad Deportiva del Atlético de Madrid, no suponía una mera rectificación o subsanación del Plan General de Ordenación Urbana de 1999 cuya aprobación en el norte de Alcorcón fue aplazada por la Comunidad de Madrid, sino una nueva planificación urbanística de Alcorcón inspirada en los convenios firmados con el Atlético de Madrid y que prácticamente suponía duplicar el tamaño de la ciudad. La elección de esta ilegal tramitación urbanística obedeció al intento por parte de las administraciones públicas de saltarse la aplicación de la nueva legislación del suelo vigente (Ley madrileña 9/2001) y aplicar leyes antiguas (Ley madrileña 9/1995), incumpliendo así, por ejemplo, las nuevas previsiones sobre evaluación de impacto ambiental.
Por otra parte, desde "Stop Distrito Norte" la soledad en la denuncia a la que tuvieron que enfrentarse ante el apoyo unánime a esta ilícita aventura urbanística por parte de todos los partidos políticos presentes por entonces en el Ayuntamiento de Alcorcón (PSOE, PP e IU)  así como del gobierno de la Comunidad de Madrid dirigido por la popular Esperanza Aguirre.
Mientras el dinero del ladrillo y la recalificación fácil nubló la vista de políticos, propietarios y empresarios haciéndoles perder el norte, "Stop Distrito Norte" defendió no perder el norte: defendiendo el entorno natural del norte de Alcorcón, reclamando el derecho a la vivienda por encima del uso de la misma como un negocio al alcance de unos pocos, y solicitando la participación de los vecinos de la localidad en el desarrollo de un modelo de ciudad verdaderamente sostenible. Fueron tiempos difíciles, en los que la ilusión del crecimiento económico adormiló a una sociedad que desde el 2008 ha tenido que despertar por la fuerza de la crisis. Ese despertar, que se tradujo en el aire fresco político que introdujo en España el movimiento 15M, ha dado sus frutos. Aunque sabemos que los especuladores de todo pelaje volverán a la carga sobre los terrenos del norte de Alcorcón, sabemos que los valores naturales de los terrenos serán defendidos por el Grupo Promotor del Corredor ecológico entre Casa de Campo y el río Guadarrama, que la Comisión de Vivienda del 15M de Alcorcón defenderá el derecho a la vivienda, y que iniciativas municipalistas como Ganemos Alcorcón impulsarán la participación ciudadana en el diseño de la ciudad que queremos. Por todo ello, nos disolvemos tranquilamente una vez alcanzado nuestro objetivo: detener el Distrito Norte.
jesus
sé EQUOlogico