sábado, 31 de enero de 2015

La gestión de lo público y la caridad

La gestión de lo público y la caridad

despedidos_alcorconLa caridad es la única virtud que precisa de la injusticia (Jaume Perich)
La caridad es humillante porque se ejerce verticalmente y desde arriba; la solidaridad es horizontal e implica respeto mutuo. (Eduardo Galeano)
 
visita la web de http://ganemosalcorcon.info/
Cuando nos preguntan que es esto de Ganemos Alcorcón, muchos de nosotros, con el objetivo de informar, convencer y atraer a nuestro interlocutor, solemos decir que se trata de una nueva forma de gestionar lo público.
 
Sucede que esta expresión, de tan usada por unos y por otros, ha ganado en su sentido amable y reformista, y perdido todo sentido de radicalidad en cuanto al cambio que supone. Es por ello, que tras enunciar tan deseado objetivo, y siempre que el que nos interpeló tenga interés en seguir escuchando, tendríamos que empezar a explicar de qué se trata eso de “la nueva forma de gestionar lo público”.
 
Afortunadamente, o desgraciadamente, los tiempos en los que estamos nos dan ejemplos notorios de lo que queremos conseguir sin necesidad de acudir a procelosas teorías. Basta con mirar a nuestro alrededor y observar como esa forma de entender la gestión de lo común que nos ha asolado, va mutando hasta convertirse en un dolor prácticamente insoportable.
 
Por poner un ejemplo cercano en el tiempo, y en el uso, en Alcorcón sufrimos la transformación de centros deportivos rentables, una vez renovados, reformados y adecentados, fueron privatizados, o entregados a la gestión privada vía concesión administrativa, que el uso del lenguaje tiene un sentido reconfortante o amansador de conciencias, según se quiera.
 
Ahora, en una actualización de esa moderna política de gestión de lo público, y siguiendo la senda abierta por aquellos, la actual Corporación Municipal no solo hace dejación de sus funciones en tanto que su pasividad permite que el ocio y el fomento y promoción de formas de vida saludables se conviertan en bienes comerciables, si no que regala el suelo, que recordemos que es de todos, para la realización de actividades privadas. Ya se sabe, cuando se empieza por ofrecer el suelo gratis a (solo una) religión y se continúa por centros educativos (también de esa misma tendencia religiosa), se acaba por darlo a cualquiera, eso sí, sin que el verdadero propietario del mismo, es decir, la gente de Alcorcón, pueda opinar nada.
 
Veamos el caso: Alcorcón tendrá una ciudad del pádle (http://www.ayto-alcorcon.es/prensa-y-comunicacion/sala-de-prensa-de-alcorcon/item/3049-davidperez-pone-la-primera-piedra-de-la-ciudad-del-padel-cuyos-trabajadores-seran-todos-de-alcorcon-dreamfit-es), proyecto que se caracterizará por (además de estar disponible para su inauguración justo antes de las próximas elecciones municipales, que no se puede descuidar detalle alguno)
  •     los terrenos son cedidos por el Ayuntamiento (que no por el pueblo de Alcorcón) durante, nada más y nada menos, que 40 años.
  •     El canon a pagar por la empresa adjudicataria del concurso será de 50.000 € anuales
  •     Todos los trabajadores (20, incluyendo un 2% de reserva para discapacitados) serán desempleados de Alcorcón
  •     Según palabras del presidente de la empresa adjudicataria “[..] Alcorcón es la ciudad ideal para implantarnos por primera vez en un suelo público” (en Alcorcón tenemos debilidad por ser los primeros en todo, incluso en hacer el remake de Bienvenido Mr. Marshall, aunque luego se nos quede la misma cara de tontos que hace 60 años)
  •     El proyecto supone una inversión de 4,2 millones de euros
  •     El regidor finalizó su presentación diciendo que “Alcorcón sigue demostrando que hoy, gracias, como en este caso, a la colaboración público-privada …”
 
Cuando uno lee todos estos datos, se le agolpan las dudas. La primera de ellas surge desde la concepción mercantilista. ¿No estará el Ayuntamiento fomentando alguna clase de competencia desleal respecto de otros centros deportivos de la zona que tuvieron que comprar los terrenos y no gozar de este suculento regalo? Bien está que un Ayuntamiento ponga a disposición de sus vecinos servicios públicos en competencia con la iniciativa privada utilizando sus propios recursos (entendemos que existen muy pocos nichos de actividad reservados únicamente tanto a la actividad privada como a la pública) , pero, ¿proporcionar esta ventaja competitiva a una empresa en particular, no es alterar las normas del mercado que tan vehementemente defienden quienes nos gobiernan?.
 
Luego ponemos los ojos en esos 50.000€ anuales de canon, seguramente calculado siguiendo la misma fórmula que permite privatizar los beneficios económicos y socializar las pérdidas (también en Alcorcón sabemos de esto cuando nos asomamos a esa despoblada Radial-5 que nos restringe el disfrute del poco campo que todavía nos rodea). No es difícil imaginar escenarios donde si el negocio va bien, esos 50.000 € sean una pequeña contribución respecto de las ganancias conseguidas, y si va mal, tendremos otro esqueleto urbano que admirar (como el CREAA o el Opción). Uno se pregunta por qué no se publica el plan de negocio, ese caso de uso de este tan esperanzador nicho de empleo, de forma que todos podamos conocer cómo se han obtenido las cifras de ese canon (del que tampoco se dice si tiene algún mecanismo de revisión, dependiente de las tasas municipales que marcan el precio del uso de los servicios o simplemente del IPC). Difícil es valorar si ese canon permitirá a la empresa proporcionar a sus trabajadores salarios dignos o si será un coste ínfimo respecto de las ganancias previstas.
 
Y hablando de salarios y empleos. Resulta que hemos inventado otra forma de provisión de empleo. Hasta ahora, uno podía trabajar en la empresa privada, que era libre de escoger los mejores candidatos según sus necesidades. Luego tenemos el funcionariado, que tras un proceso objetivo, público, transparente y donde prima el mérito y la capacidad, se accedía a trabajar para las Administraciones Públicas. Ahora hemos inventado el uso de la caridad en el empleo. Yo te cedo un terreno a condición de que emplees a mis desempleados. Dado el nivel de desempleo que nos circunda, estamos seguros que será fácil encontrar entre todas ellas personas altamente cualificadas, lo cual no pondrá en riesgo la actividad de la empresa. ¿Quienes podrán acceder a ese empleo? Conociendo a nuestro Alcalde, su gran afán de notoriedad y sus grandes dosis de egolatría que le hacen personificar en su persona todo lo bueno que ocurre en esta ciudad, no será complicado verle cual Plácido y su motocarro recorrer nuestros barrios (podemos estar casi seguros que tras cuatro años lo habrá podido conocer bien y no necesitará ninguno de los dos chóferes que tiene a su libre disposición) ofreciendo esos puestos de trabajo que se han conseguido gracias a su gran visión y planificación. “Tú me gustas, te lo doy. Tú me criticas, no te lo doy”. Así, ejerciendo caridad con el empleo. Que se conozca alto y claro que ÉL es el artífice de tu bienestar. Si no fuera por su intervención (¿cuasi divina?), seguirías en el paro. ÉL decidió regalar terreno público para que una empresa monte su negocio y puede ofrecerte un puesto de trabajo con el que poder pagar esa hipoteca que tanto te agobia. Si la Constitución ya reconoce los derechos de cuna para la sucesión Real, ¿no vamos a poder en Alcorcón tener un Alcalde que ofrezca puestos de trabajo basados en la condición de “alcorconita”? (¿o ya se habrá aprendido nuestro gentilicio?).
 
Y a todos estos desmanes, ¿qué es lo que ofrecemos desde Ganemos Alcorcon? Nosotros pensamos que el suelo público debe estar al servicio del interés público. Y este interés puede ser satisfecho mediante la acción directa de la corporación municipal, o ponerlo a disposición de la sociedad civil para que pueda emprender nuevas actividades económicas. Entendemos que dentro de Alcorcón hay empresarios y emprendedores interesados en establecer sus negocios en la ciudad. Personas a las que hay que ayudar, incentivar y apoyar. Colectivos que, construyendo tejido social en forma de empresas privadas o cooperativas y respetando las reglas de las Empresas Sociales y Sostenibles, hagan uso de lo común para devolverlo a la sociedad en forma de servicios y beneficios sociales. Ideas que necesiten asesoramiento del Ayuntamiento, apoyo jurídico, económico y de promoción para que puedan materializarse. Vecinos que vean que el Ayuntamiento está para ayudarles, para proporcionarles el sustento básico para que sus sueños puedan nacer y una vez establecidos, que el Ayuntamiento se vuelque en otros. Todo ello a través de convocatorias públicas y transparentes, donde la colaboración público-privada no sea el ceder un terreno a consta de unos pocos de euros, si no una estrategia donde todos ganen y donde el Ayuntamiento sea un verdadero garante de la actividad emprendedora de sus vecinos, creciendo con ellos, y apoyándoles cuando las cosas no van tan bien, y beneficiándose cuando si lo hacen. Porque nosotros queremos crear ciudad contando con las propias fuerzas de la ciudad, porque entendemos que solo aquellos que viven en ella son las que mejor la entienden, la cuidan y la respetan. Porque hemos entendido que el mejor regalo que podemos dejar es una ciudad donde sea posible vivir, en el más amplio sentido del término.
 
En fin, como decíamos al principio, una nueva forma de gestionar lo público. Eso es lo que es Ganemos Alcorcon.



sé EQUOlogico