martes, 8 de marzo de 2016

Postura crítica con la estrategia DUSI (Desarrollo Urbano Sostenible Integrado).

Por Inmaculada Torres, Concejala por EQUO y coportavoz en Ganar Alcorcón.

En el pleno extraordinario para aprobar la estrategia DUSI expresé mi desacuerdo con el procedimiento seguido de participación ciudadana para su aprobación, máxime cuando se trata de pedir fondos a otras organizaciones. Para que se trate de una auténtica participación se necesitan unos tiempos y unas propuestas concretas. No ha sido así.
Vamos a solicitar fondos FEDER, sin haber hecho un estudio de las necesidades reales de la gente ¿Se ha preguntado a los mayores si les interesa más ayuda domiciliaria, o ascensores en casa, o adaptación en la vivienda para personas en sillas de rueda, o teleasistencia más que un centro de Alzheimer? A eso me refería al poner el ejemplo de la decisión de construir un Centro de Alzheimer. Solo con una interpretación malintencionada se puede deducir de mi intervención que me opongo a ayudar a las personas que sufren esta terrible enfermedad y con las que me solidarizo: simplemente quise decir que son los vecinos y vecinas (no unas pocas asociaciones) los que deben decidir y manifestar sus necesidades, para lo que se requiere un proceso serio que incluya la información y las diversas alternativas, y que permita manifestar las diversas opiniones de modo transparente. Esto no se ha dado.
Hay otras muchas preguntas sobre la participación ¿Se han incluido los informes de los servicios sociales? ¿El diseño de las preguntas se ha hecho en base a un informe previo de estos que son conocedores de la realidad de nuestros mayores? ¿Se ha hecho una campaña para fomentar y sensibilizar sobre la problemática para conseguir mayor participación?
Por el respeto y aprecio hacia los enfermos de Alzheimer y sus familias, les pido disculpas si alguno de ellos ha podido entender mal lo que quise expresar. Estas personas no merecen que se las hiera con una interpretación malintencionada de mi intervención. Y Alcorcón merece conocer todos los argumentos en los que fundamentamos nuestra postura crítica con la estrategia DUSI.



En el apartado de crítica al expediente, destaqué que estaba incompleto; se había aportado el documento de la estrategia, pero no las declaraciones responsables que deben enviarse al Ministerio, por ejemplo, la que se refiere al compromiso de dotar a la estrategia de personal técnico de seguimiento para asegurar el cumplimiento de la normativa de carácter ambiental y social.
En cuanto al propio documento de la estrategia, lo que nos ha presentado el gobierno del PP es un mix de planes que ya estaban elaborados, mezclados con propuestas propias del PP (como la del centro de Alzheimer) que no se habían consensuado con nadie. Sencillamente el PP busca esta vía de financiación de sus propuestas y pretende hacernos creer que parten de un proceso participativo, cuando no es así.
Las fases de análisis, diagnóstico y planteamiento de propuestas de la Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible e Integrado deben realizarse en la calle, con personas y entidades, contrastando la información que ofrece la web del Ministerio, que es la única que se aporta en el documento.
Puesto que no se ha hecho así, nos encontramos ante una batería de más de 40 propuestas que no parten de los problemas percibidos por la ciudadanía ni de las propuestas que plantean para solucionarlos. ¿Qué ocurre si recibimos el dinero y lo que la ciudadanía pide no se puede hacer porque esas propuestas no forman parte del documento, y en su lugar tenemos medidas que no han surgido de abajo a arriba, sino de arriba a abajo? ¿Es apto el proceso seguido para solucionar los problemas prioritarios de las personas? No lo sabemos, puesto que no se les ha consultado.
Si el equipo de gobierno habla de que la aprobación en este pleno extraordinario de la estrategia es un puro trámite ¿consideran también que los cauces participativos y democráticos, que garantizan que se ejecuta la voluntad de la ciudadanía, son un mero trámite?
Los fondos de la UE no son un cheque en blanco; no nos dan 5 millones de € para gastarlos en lo que al gobierno del PP le parezca conveniente. Se ofrece ese dinero para solucionar problemas  y avanzar en calidad de vida presente y futura.
 Las bases reguladoras y la convocatoria de subvención hablan de que los objetivos a perseguir con las medidas propuestas deben ser la economía baja en emisiones de carbono, la protección ambiental y del patrimonio, la eficiencia en el uso de los recursos, las tecnologías y la información, la inclusión social, la lucha contra la pobreza y la discriminación. Contemplan, como principios transversales la igualdad entre mujeres y hombres, la no discriminación, el desarrollo sostenible, la accesibilidad, el cambio demográfico y la adaptación al cambio climático. Hablan también de energía y patrones de consumo, de ahorro energético, de economía social y cooperativas.
Y las propuestas que se plantean no avanzan en ofrecer soluciones a esos retos.
Por ejemplo, se habla del objetivo de mantener una adecuada calidad del aire y promover una economía baja en carbono, lo que debería llevarnos a medidas para promover una movilidad sostenible y una menor presencia del vehículo a motor. En lugar de eso, la propuesta que encontramos es instalar torres con filtros de purificación de aire en los márgenes de la A5, torres de 6.5 metros por valor de 500.000 €
En realidad el gobierno del PP no busca un desarrollo urbano integrado, esto se ve en el tipo de medidas propuestas, entre las que, a nuestro juicio destacan, en negativo:
- Ampliación de la red de carriles bici:
Como hemos mantenido en nuestras intervenciones, el lugar para la bicicleta es la calzada. Los carriles bici existentes deben mantenerse en perfectas condiciones, pero apostar por una movilidad sostenible y el consecuente uso necesario de la bicicleta como vehículo para los desplazamientos cotidianos, además de ocio, pasa por establecer medidas que promuevan la convivencia entre el coche y la bici, no en restar espacio a los peatones, generando situaciones de peligro para estos. Los carriles bici son caros y ampliarlos, innecesario, desde esta perspectiva.
- Desarrollo de un sistema de bosques de biomasa: de nuevo en los márgenes de la A5, introducir áreas arboladas destinadas a combustibles. Si se pretende captar carbono, no puede ser que el destino de esa masa vegetal sea la quema, puesto que se volverá a liberar el carbono capturado. Se trata, por tanto, de una medida para obtener combustible, y no para captar carbono. Si éste es verdaderamente el objetivo, que se promueva el arbolado urbano y los bosques, éstos como ecosistema, no como plantación. De nuevo nos encontramos medidas que no solucionan el problema de fondo: la contaminación ambiental y acústica provocada por la A5.
- Instalación de parque de Energías Renovables en espacios públicos vacantes, aprovechando una franja de suelo vacante en el nuevo sector PP5 (parcelas entre la carretera de Villaviciosa y la A5, junto al IKEA que se está construyendo): con un coste global de 480.000 € previsto. Tendría carácter demostrativo para poner en valor su potencial para reducir la contaminación y mejorar la calidad de vida del entorno urbano.
Si son estos los objetivos, propongamos que no sea un proyecto "demostrativo" sino útil: que la inversión sirva para dotar de energía solar fotovoltaica y solar térmica a edificios del centro, lo que reducirá el coste de la factura energética y sin duda redundará en una mejora de la calidad del aire.
- Desarrollo de un nuevo centro polivalente para el desarrollo de iniciativas innovadoras de Economía Social en enclave de C/ Jabonería. Se propone "ensayar la creación de una generación de equipamientos polivalentes que fomenten la diversidad de usos, el conocimiento mutuo y la convivencia. Se trata de una nueva tipología de equipamientos derivados de los nuevos cambios sociales y tecnológicos en las ciudades, donde los programas residenciales se mezclan con centros de trabajo compartido, centros de bienestar corporal y mental, centros de economía social y se potencian las redes sociales". Desde nuestro punto de vista, la Economía social necesita otro tipo de apoyos. Puede desarrollarse en espacios existentes, y destinar la inversión a apoyo a cooperativas, formación, difusión y conocimiento.

Estos ejemplos demuestran que no se ha establecido diálogo con entidades, colectivos y personas, sino que una vez más se apuesta por medidas alejadas del día a día de los vecinos y vecinas, de su opinión y necesidades, y se realiza una mala inversión de los escasos recursos económicos disponibles.
Por otro lado, los indicadores que se fijan para evaluar el grado de cumplimiento de los objetivos que persiguen las medidas propuestas son una muestra más de que el gobierno del PP ni siquiera busca asegurar la correcta inversión del dinero ni garantizar que los cambios propuestos (aunque no los compartamos) sean una realidad:
- En la reorganización de la circulación en la zona centro se propone como indicador el número de estudios e informes realizados. ¿No serviría mejor el porcentaje de reducción de circulación de coches en calles del centro o los índices de contaminación?
- En el acondicionamiento de dotaciones y equipamientos municipales como edificios de consumo cero, se propone como indicadores el nº de informes o estudios realizados, ¿no debería evaluarse el ahorro de energía, el coste de la factura energética, el porcentaje de usuarios/trabajadores satisfechos?

Es cierto que algunas de las propuestas son adecuadas y se ajustan a los objetivos de los que hablábamos; el reciclaje de espacios infrautilizados para nuevos usos complementarios e iniciativas comunitarias, o la optimización bioclimática de la envolvente térmica de los edificios residenciales, o el Centro de día de Alzheimer en el Centro de Mayores Adolfo Suárez.
Únicamente pedimos que se establezcan procesos participativos con la ciudadanía, desarrollando el sentido transformador de esos conceptos: PROCESO - PARTICIPACIÓN - CIUDADANÍA