miércoles, 15 de agosto de 2012

LAS EMPRESAS SOCIALES Y QUIÉN UTILIZA A QUIÉN

Al terminar la lectura del libro de Muhammad Yunus me encuentro con la pregunta siempre latente entre los que se esfuerzan por cambiar las cosas :¿me estarán utilizando? Porque todos sabemos de fuerzas poderosas de control que se esconden y manipulan cualquier brote de disidencia.
A lo largo del libro Muhammad Yunus pone ejemplos de empresas sociales nacidas al amparo de empresas convencionales, como Danone  o Veolia Water. Un desfile de personas influyentes, con el suficiente poder económico, aparecen comprometidas y entusiasmadas con el proyecto, desde el ámbito de la empresa, la Universidad e incluso algunos dirigentes políticos ( el expresidente francés Nicolas Sarkozy o el Principe Alberto de Mónaco).  El mismo Muhammad Yunus es consciente de esta muy posible utilización y así lo expresa el mismo:
“Por eso, cuando los periodistas me preguntan si  Danone me está utilizando, mi respuesta es: ¿Usted cree? Pensaba que era yo quien estaba utilizando a Danone. Porque la implicación de esa gran compañía transforma de inmediato la empresa social de una idea sin importancia en un concepto legítimo del que toda persona de negocios en Europa quiere saber algo. Por eso pienso que yo estoy utilizando a Danone para promocionar mi idea. Pero si lo que usted dice es verdad, si en realidad Danone me está utilizando puede contarle al mundo entero que estoy aquí para ser utilizado. ¡ Por favor, utilizadme! Todo el que quiera utilizarme será bienvenido si es por una buena causa. Y la empresa social es esa causa “ Las empresas sociales, Muhammad Yunus)
            Pienso en el recelo de los componentes del 15 M y el temor a ser contaminados por elementos del orden existente. No carece de justificación dicho temor y pienso que nunca hay que bajar la guardia en este sentido. Pero también creo que la “contaminación” puede  darse en ambos sentidos: personas e ideas como las de Muhammad Yunus, movimientos como el 15 M, o nuevos partidos políticos, como Equo, corren el riesgo de ser manipulados, utilizados, corrompidos por un orden corrupto, pero también existe la posibilidad de que estas personas, estos sueños nuevos, “contaminen” al sistema con la más hermosa de las epidemias: la solidaridad y el despertar de la conciencia colectiva.
Y yo me apunto a ser una de estas nuevas, pequeñas e insignificantes bacterias.

Imagen: olpor.blogspot.com