lunes, 29 de julio de 2013

Apuesta por la transparencia

Apuesta por la transparencia


La transparencia y el libre acceso a la información, además de ser un pilar básico de la democracia, es uno de los derechos fundamentales recogido en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, en el Convenio Europeo de Derechos Humanos y en la Constitución Española.
Participar y estar en condiciones de decidir depende en gran medida de la información de la que dispone el ciudadano. La libertad de prensa es imprescindible en un estado democrático. Avanzar en democracia es desterrar la opacidad en el proceso de gestión y la toma de las decisiones políticas. Por lo tanto, es vital —y la tecnología así lo permite— crear mecanismos para que los ciudadanos y las ciudadanas conozcan lo que se hace, con qué recursos, con qué plazos y qué agentes intervienen.

Existen multitud de empresas en nuestro país que gestionan servicios públicos y de interés general que, fruto de las privatizaciones y liberalizaciones de las últimas décadas, han escapado del control ciudadano y político. Hay también multitud de organizaciones que, no siendo públicas, gestionan recursos públicos: partidos políticos, sindicatos, fundaciones, ONG, medios de comunicación... Todas deberán estar sometidas al régimen de transparencia y evitar duplicidades de servicios entre administraciones.
El reconocimiento y desarrollo legal del derecho al acceso a la información pública está directamente relacionado con el nivel de democracia de los países. El acceso a la información pública es un derecho relacional, porque su satisfacción permite la realización de otros derechos, como los de participación política o los económicos, sociales y culturales.
EQUO no quiere convertirse en presa del mismo sistema al que critica, por ello es transparente desde sus cimientos. La transparencia en todos sus procesos, la comunicación interna y externa y la formación de sus miembros, son pilares fundamentales de EQUO, que se presenta como alternativa en el terreno de la transformación de la sociedad.
En este marco, las nuevas tecnologías son imprescindibles. Desde EQUO proponemos fomentar el acceso y la formación en disciplinas tecnológicas de mujeres, personas mayores y colectivos vulnerables, luchar contra la brecha digital, reducir las políticas basadas en la subvención para comprar equipos informáticos y reorientarlas para invertir en la formación gratuita de conocimientos básicos de uso de nuevas tecnologías. Asimismo apoyamos el software libre, y el conocimiento libre en general, sobre todo en el ámbito de las Administraciones públicas, entendiendo el conocimiento libre como un bien público que beneficia a la sociedad y permite el desarrollo igualitario.