miércoles, 21 de agosto de 2013

Políticas sociales: equidad social y lucha contra la exclusión

Políticas sociales: equidad social y lucha contra la exclusión


Es imprescindible invertir la tendencia actual al aumento de la población que vive bajo el umbral de la pobreza y corregir las causas estructurales que incrementan las desigualdades, con el objetivo de eliminar la exclusión y la pobreza extrema, así como garantizar los derechos fundamentales de todas las personas. Este tipo de acciones deben sustentarse sobre políticas laborales de inserción social y económica, que favorezcan la inclusión social de los más desfavorecidos, así como en políticas que contemplen la redistribución de la riqueza y la actividad económica basada en parámetros de sostenibilidad y satisfacción de necesidades sociales. Todo ello desde una perspectiva que supere el marco nacional y comience a replantear la política desde la concepción de ciudadanía universal.
Trabajamos junto con otros colectivos por una gestión pública y de amplia participación social del estado del bienestar, buscando un pacto de estado por la inclusión social. Promoveremos un modelo de gestión que se asiente sobre la más amplia participación social para establecer las necesidades, las prioridades y la provisión pública y de calidad de los servicios para todos los ciudadanos. La provisión privada de los servicios solo podrá hacerse de manera complementaria o subsidiaria y con un funcionamiento regulado y controlado desde las Administraciones públicas, priorizando a las entidades especializadas sin ánimo de lucro y a las que se ubican en las distintas modalidades de la economía social.
Desde EQUO decimos NO al desmantelamiento de los servicios sociales, NO a la reducción de las prestaciones básicas y a la congelación del sistema de la dependencia. Creemos en el mantenimiento del sistema de protección a los dependientes, regulando y limitando el papel del sector privado en la prestación de los servicios, y en la renta social básica como derecho de la ciudadanía y como instrumento de lucha contra las desigualdades. No debemos de olvidarnos de las personas con deficiencia, con enfermedades mentales, de la falta de medios para tener una vida digna. Tampoco nos olvidamos de las personas que padecen enfermedades mentales y que carecen de medios para llevar una vida digna.
Necesitamos eliminar los aspectos que generan mayores desequilibrios sociales. Para ello hay que trabajar y profundizar en políticas favorecedoras de una dignificación personal y social. Necesariamente, hay que elaborar planes de integración de los colectivos más marginados. El acceso a los puestos de trabajo, a la vivienda y a los servicios sociales constituye la base para que las personas tengan una vida participativa en sociedad.
En EQUO somos conscientes de la importancia de trabajar para combatir las desigualdades intrageneracionales (especialmente valorando y teniendo en consideración las necesidades de nuestros y nuestras mayores), pero también intergeneracionales porque el futuro es de los y las jóvenes.
Es imprescindible invertir la tendencia actual al aumento de la población bajo el umbral de pobreza y corregir las causas estructurales que incrementan las desigualdades, con el objetivo de eliminar la exclusión, la pobreza extrema y garantizar los derechos fundamentales de todas las personas.
Asimismo, resultan especialmente inhumanas e insolidarias medidas como los recientes recortes en la atención sanitaria y en el derecho a la salud de las personas inmigrantes en nuestro país.
Con el fin de dar respuesta a los retos que presenta la coyuntura actual, EQUO apuesta por revitalizar el Pacto de Estado Contra la Pobreza, prestando más y mejor ayuda —desligada de intereses comerciales migratorios y de política exterior— orientada a los países más empobrecidos y coherente con los Objetivos del Milenio
Preservar el planeta y garantizar una justicia ambiental y social, tanto en el sur como en el norte, debe ser un objetivo prioritario de la cooperación internacional y por ende de EQUO.