miércoles, 18 de septiembre de 2013

EQUO Madrid tilda de “escandaloso” el espectáculo de Gónzalez con Eurovegas


EQUO Madrid advierte de que la presión del Presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, para que se cumplan las exigencias de Adelson para construir Eurovegas, vulnera la legalidad y demuestran que existen compromisos secretos pactados.
Ante las presiones de González, quien ha declarado que "como no se resuelva urgentísimamente el marco legal estatal para que venga Eurovegas, el riesgo es que Eurovegas decida irse a otro sitio", EQUO Madrid reitera que se pone en evidencia un pacto secreto para favorecer los intereses del magnate. Según la co-portavoz de esta organización política, Inés Sabanés, “después de haber legislado ‘a la carta’ para favorecer Eurovegas, ahora la última exigencia es para cambiar la Ley del Tabaco, de modo que se permita fumar en los casinos, lo cual muestra la pantomima que se esconde detrás de un supuesto concurso público, que está adjudicado de antemano”.
Sabanés asegura que el Gobierno de la Comunidad “actúa de forma temeraria”, como ya lo hizo con la privatización de la Sanidad madrileña, “eludiendo leyes y procedimientos, que generan inseguridad jurídica, además de hipotecar el futuro de la Comunidad de Madrid. “La huida  hacia delante de González, actuando de forma temeraria y vulnerando los procedimientos de la Aministración, son la prueba de un gobierno entregado a defender los intereses privados y los negocios, a costa de los recursos e intereses del conjunto de los madrileños”, critica la portavoz. 
La Comisión Europea investiga


EQUO Madrid recuerda que siguen abiertas las investigaciones reclamadas por EQUO a la Comisión Europea, sobre la transparencia en las negociaciones y sobre las leyes que facilitan el blanqueo de capitales. “De seguir adelante, como hicieron con la privatización de la Sanidad, haciendo caso omiso a todas las reclamaciones y advertencias sobre la legalidad y viabilidad del proyecto, el resultado puede ser un nuevo fiasco que determine responsabilidades y perjuicios que el Gobierno tendrá que asumir”, advierte Sabanés.