domingo, 10 de noviembre de 2013

LA DEMOCRACIA, ESA UTOPIA

La democracia es una utopia. Siempre lo ha sido. Es sin duda el mejor de los sistemas políticos posibles, el único problema es que una auténtica democracia no ha existido nunca. Hablamos con nostalgia de su cuna, la antigua Grecia, y quizás olvidamos que esa democracia era privilegio de una élite en una sociedad en donde estaba aceptada la esclavitud en su más atroz sentido. Y por no alargarme en esta tarde de domingo, aterrizo en este mometo de la historia, nuestro presente, y me encuentro con nuestra maltrecha democracia, más que nunca susceptible en convertirse en demagogía, con la captación del voto del pueblo soberano manipulando la información. Hay tantos medios hoy en día, y así no es de extrañar que durante tanto tiempo un mafiosos pervertido, dueño de potentes medios de comunicación, haya podido gobernar un pais como Italia, por poner sólo un ejemplo. Sin información verídica, sin conocimiento, no hay posibilidad de opción libre, y sin esto no puede haber auténtica democracia. La democracia, esa utopía por la que vale la pena comprometese en política: por conquistarla, por andar el trecho de nuestra vida para alcanzarla. Porque para eso sirve la Utopia, dice Galeano, y también lo dijo Platón, hace ya siglos:para seguir caminando. EQUO es una apuesta joven por una democracia real. Es una apuesta potente. Observo a mis compañeros y compañeras en largas asambleas, y a veces en su cansancio descubro esa obstinación incansable por alcanzarla: la democracia, esa utopia.