lunes, 23 de noviembre de 2015

Hay alternativas ecosociales: falta voluntad política.

No habrá futuro sin ecología política, y esta focalización en los problemas medioambientales no es antagónica a la preocupación por los problemas sociales, al contrario: las soluciones ecosociales existen y suponen una auténtica alternativa. Para EQUO, esta es la alternativa y está comprometido a trabajar por hacerla realidad allí donde forme parte de los gobiernos: desde el Parlamento Europeo hasta los municipios, promoviendo y apoyando las iniciativas en este sentido.

Resultado de imagen de equo


Entre estas iniciativas ciudadanas, podemos mencionar la Alianza contra la pobreza energética que puso en marcha una campaña para difundir entre las familias las nuevas medidas para hacer frente a la imposibilidad de pagar las facturas.
La administración también ha actuado en algunos Ayuntamientos: el Ayuntamiento de Barcelona ha firmado un convenio con Endesa que garantiza que no se cortará la electricidad o el gas en los casos que sean comunicados desde los centros de Servicios Sociales y que el coste de las facturas será asumido por la administración barcelonesa.

En cuanto al agua, la Autoridad Metropolitana de Barcelona ha acordado con Agbar que no puede cortar el suministro de agua durante el proceso de valoración de la capacidad económica de la persona afectada por parte de servicios sociales, ni tampoco si finalmente se le exime de pago por falta de recursos.
Las iniciativas surgen en diversos países, en contraste con la òlítica energética de nuestro país. Es digna de consideración la iniciativa del estado de California y dirigido por la organización GRID Alternatives, se acaba de lanzar un nuevo plan que contempla cobrar un impuesto a aquellas compañías por emisiones de dióxido de carbono y de otros gases contaminantes que emitan a la atmósfera, esto bajo una nueva ampliación al sistema de protección medioambiental que va dirigido a grandes fábricas, centrales eléctricas, refinerías de petróleo, entre otras.
Este programa desde que fue implementado ha recaudado 14,7 millones de dólares y con la nueva ampliación esperan recaudar lo doble hacia finales de 2015. Con este dinero se tiene previsto instalarmás de 1.600 paneles solares en zonas donde principalmente viven familias de bajos recursos, para quienes es imposible pagar por un sistema de energía solar para sus hogares.
Y sin ir tan lejos, tenemos el ejemplo del proyecto puesto en marcha por el Ayuntamiento de Madrid: del que hablamos hace semanas:
"... incorporar energía solar para agua caliente y apoyo a calefacción y sustitución de los equipos preexistentes. Para ello se seleccionará el inmueble que presente mayores problemas constructivos y cuyos vecinos se encuentren en una situación de bajo poder adquisitivo o de vulnerabilidad".