miércoles, 13 de abril de 2016

La viabilidad de una economía social: "Por una re-humanización de la economía" 2016.


Desde EQUO Alcorcón, entendemos nuestro papel de reconocimiento, difusión y apoyo de aquellas acciones de movimientos sociales que trabajan por construir alternativas sociales y económicas. Por eso os recomendamos el ciclo de conferen cia de La Casa Encendida, Ronda de Valencia 2, sobre la re-humanización de la economía. Hoy, sobre la viabilidad de una economía social. Os pasamos el enlace.


http://www.lacasaencendida.es/conferencias/la-viabilidad-una-economia-social-5428


La globalización está íntimamente ligada a un determinado modelo político y económico basado en la ideología neoliberal. 
La economía solidaria parte de una consideración alternativa al sistema de prioridades en el que actualmente se fundamenta la economía neoliberal. Se trata de una visión y una práctica que reivindica la economía como medio –y no como fin– al servicio del desarrollo personal y comunitario, como instrumento que contribuya a la mejora de la calidad de vida de las personas y de su entorno social. Una concepción que hunde por tanto sus raíces en una consideración ética y humanista del pensamiento y de la actividad económica, que coloca a la persona y a la comunidad en el centro del desarrollo.
La economía solidaria viene configurándose en las últimas décadas como un movimiento social que reúne a un conjunto de organizaciones y actividades que, a lo largo de todo el planeta, están generando un pensamiento y una práctica alternativa y solidaria de la economía en sus diferentes facetas: producción, financiación, comercio y consumo. Se trata de un sector diferenciado (dentro de sectores o ámbitos más amplios.
como los delimitados por términos como Tercer Sector y economía social) suficientemente acotado y que va logrando un reconocimiento internacional cada vez mayor.
Los principios de la economía alternativa y solidaria.
Se denomina economía solidaria al sistema socioeconómico, cultural y ambiental desarrollado de forma individual o colectiva a través de prácticas solidarias, participativas, humanistas y sin ánimo de lucro para el desarrollo integral del ser humano como fin de la economía.
Se reconocen en este espacio todas aquellas iniciativas asociativas, empresariales, económicas y financieras comprometidas con los siguientes principios:
  1. Igualdad. Promover la igualdad en las relaciones y satisfacer de manera equilibrada los intereses de todas las personas protagonistas en las actividades de la empresa o de la organización.
  2. Empleo. Crear empleo estable, favoreciendo especialmente el acceso de personas en situación o riesgo de exclusión social, asegurando a cada persona condiciones de trabajo y una remuneración digna, estimulando su desarrollo personal y la asunción de responsabilidades.
  3. Medio ambiente. Favorecer acciones, productos y métodos de producción respetuosos con el medio ambiente.
  4. Cooperación. Favorecer la cooperación en lugar de la competencia dentro y fuera de la organización.
  5. Sin carácter lucrativo. Las iniciativas solidarias tienen como fin principal la promoción humana y social, por lo que son de carácter esencialmente no lucrativas. Los beneficios revertirán a la sociedad mediante el apoyo a proyectos sociales, a nuevas iniciativas solidarias o a programas de cooperación al desarrollo, entre otros.
  6. Compromiso con el entornoLas iniciativas solidarias estarán comprometidas con el entorno social en el que se desarrollan, lo que exige la cooperación con otras organizaciones así como la participación en redes como camino para que experiencias solidarias concretas puedan generar un modelo socioeconómico alternativo.
Logotipo de CeraiLogotipo de Fundación Instituto de Agricultura Ecológica y Sostenible
 consumo desmesurado, el afán por la acumulación, el individualismo exacerbado y la uniformidad cultural.
¿Es posible otra economía, alternativa y solidaria?