jueves, 2 de junio de 2016

Planificación de la gestión del arbolado, otra propuesta aprobada de Ganar Alcorcón por el bienestar de sus vecinos y vecinas.

EQUO se prepara para celebrar su 5º cumpleaños coincidiendo con el día del Medio Ambiente el próximo domingo. Aprovechamos la ocasión para publicar la propuesta aprobada en el pleno de abril presentada por Ganar Alcorcón sobre el arbolado. Alcorcón era un pueblo del extrarradio de Madrid que creció hasta convertirse en una gran ciudad, una ciudad que creció con uno de sus bienes más apreciados: sus árboles.

Por Inmaculada Torres, militante de EQUO y Concejala responsable de Medio Ambiente de Alcorcón.

PROPUESTA DEL GRUPO MUNICIPAL GANAR ALCORCÓN A LA COMISIÓN PLENARIA DE PRESIDENCIA, SEGURIDAD, RECURSOS HUMANOS, URBANISMO Y MEDIO AMBIENTE RELATIVA A LA PLANIFICACIÓN DE LA GESTIÓN DEL ARBOLADO

 

Los aproximadamente 17.000 árboles con los que cuentan las calles de Alcorcón hacen que su presencia en la vida cotidiana de las vecinas y vecinos sea constante. Las personas se identifican con los ejemplares más cercanos a su hogar, aquellos que están en sus zonas de paso diario, en parques y jardines, etc. Los árboles acercan la naturaleza a la ciudad, haciendo de esta un espacio mucho más habitable, agradable y saludable. 
Entre los beneficios que aportan cabe destacar:
* Regulación de la temperatura: aportan sombra, frescor y humedad en verano y protegen de las inclemencias invernales, calmando el viento y minimizando el agua que llega al suelo con las lluvias. 
* Valor estético: embelleciendo las calles y zonas verdes donde los encontramos y creando un paisaje de mucha mayor calidad.
* Hábitat para especies de aves, que, a su vez, aportan biodiversidad a la ciudad: gorriones, carboneros, herrerillos, urracas, entre otras.
Los árboles son, por todo ello, por sí mismos y por el valor que aportan, patrimonio de la ciudad.

Sin  embargo, hay que tener en cuenta que el espacio urbano no es el propio para los árboles, elementos de la naturaleza que tratamos de mantener en un entorno que puede llegar a ser muy hostil: suelos impermeabilizados por el asfalto, contaminación atmosférica, agresiones de diverso tipo… 
Cuando se hace necesario talar los árboles, estos dejan en las personas y en la ciudad un vacío que no se puede sustituir. El porte que han alcanzado muchos de los árboles que se talan los convierte en irremplazables. Sin embargo, el impacto social que provoca la tala se minimiza mucho si en el momento de la tala (o en cuanto las condiciones climáticas lo permiten) se planta un árbol en el mismo lugar, siempre que las características de la ubicación hagan posible volver a plantar, según las especificaciones que indica el Plan Director de Arbolado. Es la única manera de que en el futuro otro árbol pueda ocupar el espacio que dejó el que se taló. 
Por todo ello, la Administración debe garantizar que se protege al arbolado y se reducen los impactos sobre él para lograr que se pueda seguir disfrutando de los inmensos beneficios que aporta a las personas y a la ciudad, a la vez que se evitan situaciones de riesgo.
En este sentido, desde Ganar Alcorcón se reconoce el valor del trabajo, el buen hacer y la experiencia que aportan en esta tarea las trabajadoras y trabajadores de Parques y Jardines.
Otro de los pilares fundamentales de la gestión del arbolado debe ser la participación ciudadana. Se debe promover la implicación de la ciudadanía en la protección y conservación del patrimonio. Con el marco de los Planes de Gestión que se detalla en los puntos tercero y cuarto se podrían coordinar esfuerzos desde las Concejalías de Educación o Mayores y Medio Ambiente, por ejemplo, para la plantación de nuevos árboles con los que los escolares de cada colegio o centro de mayores pudieran identificarse.
Además, es un espacio donde poder informar acerca de los motivos que llevan a realizar determinadas actuaciones, características de las mismas, zonas afectadas, fechas en las que se van a realizar,  así como si se va a hacer con recursos municipales o por parte de una empresa privada. 
Respecto a las podas, debe hacerse una labor didáctica para explicar que se trata de una medida de excepción, debe ser la última opción porque hipoteca el futuro del árbol del que se trate y por ello sólo debe hacerse como último recurso.
Desde esta perspectiva de funcionamiento de las Juntas de Distrito, en éstas también se podría dialogar sobre quejas y sugerencias, a fin de solventar conflictos relacionados con el arbolado y garantizar que primar los intereses colectivos frente a los particulares, a través de la información, la sensibilización y el diálogo.
El objetivo de esta propuesta es gestionar el arbolado de modo que se garantice la seguridad, a la vez que se mejora progresivamente la calidad y cantidad del arbolado presente en Alcorcón, así como la participación de la ciudadanía, que sea tenida en cuenta en dicho proceso de gestión del arbolado.
Por todo ello, el Grupo Municipal Ganar Alcorcón propone a la Comisión Plenaria de Presidencia, Seguridad, Recursos Humanos, Urbanismo y Medio Ambiente, lo siguiente:
Instar a la Junta de Gobierno local a:
PRIMERO.- Complementar el Plan Director de Arbolado Viario de Alcorcón (que recoge 15.000 árboles) con la incorporación del arbolado plantado y el de parques y zonas verdes y contemplar así todo el arbolado de la ciudad, que cuenta con unos 70.000 ejemplares.
SEGUNDO.- Elaborar un proyecto normativo de Ordenanza Municipal de Arbolado e inicie los trámites para su aprobación, la cual eleve las indicaciones del Plan Director al rango de norma, al tiempo que establezca sanciones para las infracciones.
TERCERO.- Elaborar Planes de Gestión para cada barrio y parque, en los que el arbolado pueda definir una unidad con características similares, y cuya gestión pueda hacerse bajo los mismos parámetros. 
CUARTO.-  Información y participación de la ciudadanía. Concretar por zonas, a través de los Planes de Gestión mencionados, es una oportunidad perfecta para favorecer cauces de participación ciudadana en la gestión del arbolado a través de las Juntas de Distrito, que debe servir de cauce para que las vecinas y vecinos participen de modo efectivo en la fase de diseño e implantación del arbolado de su barrio, a través de dichos Planes de Gestión. 
Esta información y participación en las Juntas de Distrito no debe agotar que se utilicen otros medios para fomentar que se llegue a toda la ciudadanía: bandos o folletos, información en periódicos y revistas, web municipal, etc. 
QUINTO.- Realizar un mapa de riesgo para identificar los árboles que es urgente talar, puesto que suponen un riesgo. Este mapa permitiría conocer los árboles que hay que talar en cada momento, en función del riesgo, de modo que se talasen los que generan más peligro e ir en cada momento efectuando las talas de los ejemplares que, en cada momento, sean más peligrosos. Es un mapa dinámico, puesto que en cada momento pueden darse situaciones que provoquen que un árbol que no era peligroso deba ser talado y por tanto, deba entrar en la planificación de talas como urgente. 
SEXTO.- Cumplir la Ley 8/2005, de 26 de diciembre, de Protección y Fomento del Arbolado Urbano de la Comunidad de Madrid en los siguientes términos:
> Completar y actualizar el inventario del arbolado urbano que deberá incluir información referente al número de pies, especies o variedades, dimensiones, edad aproximada, estado sanitario y localización del arbolado. Deben incorporarse, por ejemplo los árboles plantados.
> Aprobar Planes de conservación del arbolado urbano que deben poner de relieve los principales problemas sanitarios y de conservación del arbolado, planteando iniciativas y actividades que parezcan más oportunas adecuadamente localizadas, descritas, evaluadas y programadas en el tiempo.
> Plantar un ejemplar adulto por cada año de edad del árbol talado. Debe garantizarse la capacidad de mantenerlos y cumplir las especificaciones del Plan Director del Arbolado Viario de Alcorcón, que plantea los requisitos que debe tener la ubicación de los nuevos árboles. La elección de especies debe hacerse en base a los criterios de mínima intervención, es decir,  aquellas que requieran el mínimo mantenimiento. Optar también por planta de calidad para que el árbol crezca en buenas condiciones lo cual contribuye también a intervenir mínimamente en el futuro. En cualquier caso, es imprescindible garantizar el mantenimiento, los riegos en verano para asegurar la viabilidad de los árboles que se planten. 
SÉPTIMO.- Realizar seguimiento y mantenimiento de los árboles ya plantados, especialmente, en verano, invirtiendo para ello los medios materiales y humanos necesarios.
OCTAVO.- El carácter regulador de la temperatura que tienen los árboles urbanos recomienda talar en época estival exclusivamente aquellos ejemplares que presenten riesgo inminente de provocar accidentes. La planificación de las talas permitirá identificar los ejemplares cuya tala puede esperar al otoño y los que no.
NOVENO.- En referencia al contrato de servicio de conservación del arbolado viario de Alcorcón, en cuyo pliego de prescripciones técnicas se exige que la empresa concesionaria debe destinar un porcentaje a labores de información, por un lado, informar de las labores que se hayan realizado, y en caso de que no se hayan realizado, que sean complementarias con las que emprenda el Ayto., para lo cual se coordinen.
DÉCIMO-. En base al Art. 155 de la Ley de Contratos del Sector Público, desistir de la adjudicación del contrato de servicio de conservación y mantenimiento del arbolado viario para 2016 de Alcorcón, por 248.050 € y destinar dichos fondos a reforzar el servicio municipal de Parques y Jardines con medios humanos y materiales. Este acuerdo ya está adoptado por el Pleno Municipal del 22 de diciembre de 2015, cuando se aprobó destinar los 72.479 € del primer contrato de conservación del arbolado a reforzar los recursos humanos y materiales de la Concejalía, y además, en Comisión Plenaria de enero de 2016, cuando se añade, además el contrato del servicio del arbolado viario para el año 2016 por una cuantía de 248.050 €.
UNDÉCIMO.- Creación de una unidad de gestión del arbolado que desarrolle, en la  práctica la planificación del arbolado. Es fundamental dotarla de los medios humanos y materiales necesarios. En este sentido, se debe empezar por consolidar los puestos de los que ya se disponen, en la actualidad, según ley e ir ampliándolos en la medida en que la ley lo permita. Este equipo se asignaría a dicha unidad y recibiría formación en labores específicas de gestión de arbolado. 
DUODÉCIMO.- Establecer la coordinación necesaria con la Comunidad de Madrid para definir la entidad competente en la gestión del arbolado en los centros educativos dependientes de la Comunidad de Madrid, y aclarar el limbo administrativo en el que se encuentra actualmente, a fin de evitar accidentes.