martes, 30 de agosto de 2016

La vuelta al cole, y una propuesta por la seguridad y la movilidad sostenible del colectivo escolar: Caminos Escolares.


Es el momento de la vuelta al cole, por eso nos alegramos de la aprobación en el pleno de 29 de julio de la Propuesta de Caminos Escolares que Inma Torres, Concejala de Ganar Alcorcón, responsable del área de movilidad y medio ambiente,  presentó en dicho Pleno:

"...Con la implantación de este proyecto, las niñas y niños dispondrán de las medidas de seguridad necesarias para poder recorrer el camino de casa al colegio con garantías, lo que redundará en una mayor autonomía para ellos, y una tranquilidad para sus padres, que podrán elegir en libertad el método para llegar el colegio, sin verse obligados a usar el coche por el riesgo que antes suponía ir caminando al colegio.
Y en la medida en que la ciudad se haga más respetuosa y amable con las niñas y niños, lo será también para personas mayores y para el resto de ciudadanos.
Este es el reto que tiene por delante el equipo de gobierno del PP. Desde Ganar Alcorcón esperamos que, a pesar de su abstención en la votación de esta propuesta, por el bien de las familias y de la comunidad educativa y el sinfín de beneficios que lleva asociados el camino escolar, se ponga manos a la obra al en el comienzo del próximo curso escolar..."(Inma Torres)


MOCIÓN AL PLENO DEL AYUNTAMIENTO DE ALCORCÓN DEL DÍA 29 DE JULIO DE 2016 DEL GRUPO MUNICIPAL GANAR ALCORCÓN SOBRE LA IMPLANTACIÓN DE LOS CAMINOS ESCOLARES

MOTIVOS

Tradicionalmente los niños y niñas solían ir caminando al colegio, bien acompañados por sus familias, bien solos. Sin embargo, en la actualidad, los padres y madres acostumbran a acompañar, en muchos casos en coche, a sus hijos al colegio. Lo hacen por motivos de tiempo, esfuerzo y conveniencia, entre otros. La realidad es que, a partir de los 500 m de distancia muchos padres utilizan el automóvil para llevar a sus hijos al colegio.

Como consecuencia, surgen una serie de problemas con elevado impacto social y ambiental en la ciudad:
- Aglomeraciones de coches en las inmediaciones de colegios.
- Aumento de los riesgos asociados para los peatones por las dobles filas, la ocupación de aceras, pasos de cebra, disminución de visibilidad, etc.
- Aumento del tráfico en toda la ciudad en las horas de entrada y salida del colegio.



A su vez, estos problemas agravan la percepción de que la ciudad es poco amigable con peatones y ciclistas, motivo que promueve que las madres y padres sientan que deben acompañar a los niños en coche hasta la puerta del colegio, ya que existen evidentes riesgos, lo que reduce la autonomía de los menores y el uso que hacen del espacio público.

Este problema es compartido con otros municipios en toda España, muchos de los cuales han promovido la puesta en marcha del Camino Escolar como alternativa. Esta iniciativa aparece en el Plan de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS) de Alcorcón.

El Camino Escolar es el itinerario seguro que pueden seguir las niñas y niños en su trayecto de ida y vuelta al centro educativo, posibilitando que lo lleguen a recorrer de forma progresivamente más autónoma, a través de un itinerario indicado y acondicionado que haga de este desplazamiento una actividad segura y agradable.

Así se pretende devolver el derecho de los niños a la autonomía y se fomenta la responsabilidad, la educación en valores ciudadanos y la movilidad sostenible, favoreciendo que la calle vuelva a convertirse en un entorno seguro y acogedor.

El éxito del camino escolar depende en gran medida de la colaboración entre padres, madres o tutores, personal del centro escolar, asociaciones de vecinos y comerciantes, administración local y los principales actores, los niños y las niñas.

Incorporar a todos estos actores desde las primeras fases de implantación del proyecto es el único modo de garantizar su éxito y de lograr el objetivo de construir un entorno urbano más respetuoso y seguro para un colectivo vulnerable como los niños, lo que supone que lo será para todas las personas.

Existen distintas modalidades de camino escolar, en las que la elección del modo de transporte viene definida, fundamentalmente, por la distancia de casa al colegio:

- El camino escolar peatonal consiste en que los niños y las familias utilicen libremente las rutas señalizadas. Se crea un entorno seguro alrededor del centro educativo desde el que los niños pueden acceder al centro educativo. Se trata de un radio de unos 500 metros.

- A partir de dichas rutas se pueden también organizar rutas a pie (pedibús), que se diferencia de lo anterior en que las niñas y niños se van agrupando en distintas paradas que se establecen a lo largo del recorrido, en unas horas determinadas, y realizan el camino acompañados por adultos o no.

Los adultos (familias, personal del centro o voluntarios) pueden realizar la función de:
* “marquesina”, permaneciendo en la parada y controlando que acudan todos los niños y niñas que estén apuntados,
* y “conductor”, que acompaña al grupo de niños durante el trayecto, recogiendo a los niños de cada una de las paradas que tenga asignadas, hasta la puerta del centro escolar.
Esta modalidad cobra importancia cuando la distancia de casa al centro es de entre 500 y 1.000 metros.

- Y por último, el bicibús, igual que la modalidad anterior pero recorriendo la ruta en bici. En este caso, esta opción es preferente con distancias superiores a los 1.000 ó 1.500 metros.
Por encima de esta distancia, para promover una movilidad sostenible, se hace imprescindible contar con el transporte público y sistemas de uso compartido de coche.

Para que el uso del coche sea compatible con la puesta en marcha del camino escolar el PMUS destaca el valor del sistema “Kiss and ride” o “Stop for parents”, que podríamos traducir como “aparca y camina”, que consiste en que las madres o padres llevan a los niños en automóvil hasta un punto del camino escolar destinado a ello (un espacio cercano al colegio y seguro, donde no es necesario estacionar el coche con los consiguientes problemas) y a partir de ahí se unen.

Cada camino escolar es diferente, puesto que las características de cada centro escolar son únicas. Estas variables han de ser estudiadas con detenimiento a la hora de diseñar los caminos escolares.

En cualquier caso, otro denominador común de los caminos escolares es la participación de comerciantes y vecinos de la zona, que se hacen “amigos del camino escolar”. Su colaboración consiste en realizar una "vigilancia difusa" de los niños y niñas a lo largo del camino de tal forma que cuenten con ayuda en caso de necesitarla, por ejemplo: dar a los niños que lo necesiten un vaso de agua, permitir que utilicen los aseos, avisar al centro o la familia en caso necesario, etc. Se trataría de tener personas adultas colaboradoras que los niños y niñas sepan que existen a través de un sistema identificativo (por ejemplo pegatinas, marcas o símbolos).

Con la puesta en marcha de los caminos escolares en Alcorcón se lograrán los siguientes beneficios:
  • Reducir el uso de vehículos y los impactos asociados: tráfico, contaminación, ruido, ocupación del espacio público, riesgo de accidentes, etc.
  • Recuperar los espacios públicos para los más pequeños.
  • Incrementar la socialización entre niños, familias y entre estos y los vecinos y comerciantes de su entorno, con la mejora asociada en cohesión social.
  • Mejorar el conocimiento del barrio y la ciudadanía activa y consciente.
  • Incentivar el desarrollo de la autonomía infantil y valores como: la cooperación, la responsabilidad sobre uno mismo y sobre el grupo, la ayuda mutua, entre otros.

Es por ello que Ganar Alcorcón proponemos los siguientes al Pleno de la Corporación:

ACUERDOS

PRIMERO.- Que durante el curso 2016/2017 el Ayuntamiento identifique al menos tres centros educativos interesados en participar en la iniciativa, en diálogo con los centros y las familias.

SEGUNDO.- Que en dicho curso el Ayuntamiento lidere el proceso participativo necesario para las fases de estudio, diagnóstico y diseño contando con la participación de familias, centros educativos, asociaciones de vecinos, comercios de barrio y los propios niños y niñas.

TERCERO.- Que el Ayuntamiento se comprometa a señalizar las rutas y ponerlas a punto, llevando a cabo las acciones sobre la vía pública necesarias para incrementar la seguridad vial de los niños en el itinerario de los caminos escolares que se hayan definido a fin de que puedan ponerse en marcha en el curso 2017/2018, con carácter de prueba piloto, en las modalidades que se decidan en cada centro (camino escolar clásico, pedibús o bicibús).

CUARTO.- Que el Ayuntamiento, con la evaluación de la prueba piloto, extienda la oferta de camino escolar a la mayor parte de centros educativos en el curso 2018/2019.

En Alcorcón, a 19 de julio de 2016




Fdo.- Jesús Santos Gimeno
Portavoz del grupo municipal Ganar Alcorcón