miércoles, 8 de febrero de 2012

La economía se mueve en largos períodos


En miércoles...En mi barrio. Manuhermon.

El título viene a cuento de una conversación que tuvimos mi enfermera y yo, -comentamos cosas en ocasiones- Me preguntaba cómo veía la situación y mi respuesta fue clara, ‘está mal, muy mal’. Ella pretendía disculpar al gobierno actual, ya que no había tenido tiempo de hacer nada para mejorarla y yo aclaré que mi postura no se refería a ellos, ‘la economía no se mueve en cortos plazos sino en largos’. A partir de ahí, amplío la reflexión.

En todos mis comentarios sobre la crisis económica, no me suelo referir a la culpabilidad personal o de un gobierno en la debacle española. Me parece un error monumental que conduce a la incomprensión de los problemas, a ocultarlos o a utilizar la culpabilidad para obtener réditos electorales. Una crisis económica como la que padece España no se puede generar por ningún gobierno, ni en un plazo de 4 años solamente, hunde sus raíces en un pueblo entero durante muchos años.

La crisis española tiene raíces lejanas, nuestras dificultades con la balanza de pagos, o la falta de trabajo para todos los españoles, o nuestra tradicional falta de modernidad en educación, investigación e innovación, siempre nos mantenían poco competitivos ante los mercados exteriores, que habitualmente nos inundaban de sus productos en mayor medida que los que nosotros podíamos vender. Antiguamente, con la peseta, encontrábamos salidas con las socorridas devaluaciones, de repente, un 30% más pobres y a seguir tirando, hasta que llega la globalización y la explosión asiática que barre todo el comercio mundial y el euro que no permite devaluar a cada país.

Nuestro sistema productivo, tradicionalmente anticuado a rastras de los tiempos, con empresarios ignorantes muy poco emprendedores y pegados a las tetas de papá Estado, fueran las monarquías Borbónicas, Franco o los modernos González y Aznar, esos negociantes solo se han atrevido a producir basados en la explotación máxima vía bajos salarios y nunca basado en generar alto valor añadido. Como también ha sido un hándicap antiguo nuestra dependencia del ahorro externo, y nuestro empecinamiento en volcarnos en dos sectores, construcción y turismo en los últimos 50 años.

No, nuestros problemas intrínsecamente españoles no son producto de un gobierno, son mucho más profundos y antiguos, por tanto es ridículo esperar que se resuelvan en un tris tras, como por otra parte decían/mentían que haría el PP y algunos pardillos interesadamente querían creer.

Ni siquiera la reciente burbuja inmobiliaria y de crédito es culpa de un solo gobierno. Es toda una sociedad, la que se lanzó a pedir créditos, bancos que metían dinero por los ojos, analistas e inversores que especulaban a mansalva con terrenos y viviendas, garrulos amiguetes de alcaldes de todos los colores, dirigentes autonómicos que se lanzaron a la vorágine de construir por todas partes, facilitado por leyes altamente permisivas con la urbanización de suelo, (las puso en marcha Aznar) todo aderezado por bajos tipos de interés del euro y los excesos de ahorros en países del norte, Alemania, Francia, Austria, etc.

Artículo completo: 'En mi barrio. Alcorcón'