domingo, 4 de agosto de 2013

EQUO reclama cambios en la financiación de los partidos políticos

Para EQUO el llamado “caso Bárcenas” evidencia la enorme opacidad en la financiación de los partidos políticos en nuestro país. Una opacidad que favorece la corrupción y pone en duda la independencia de estas organizaciones y si en su toma de decisiones se está apostando por el bien común o hay por detrás otros intereses partidistas o personales.
Para EQUO, esto tiene que acabar, por lo que es urgente una reforma en el sistema de financiación de partidos que los convierta en organizaciones realmente transparentes para la ciudadanía, ya que a pesar de que las reformas emprendidas en los últimos años sobre la financiación de los partidos han ido por el buen camino, los cambios siguen siendo insuficientes y manifiestamente mejorables.
Así, aunque la Ley Orgánica 8/2007, de 4 de julio, sobre financiación de los partidos políticos intentó corregir algunas de las carencias existentes, no fijaba las condiciones para evitar las malas prácticas que vienen siendo habituales, mientras que la reforma de 2012 sí introduce cambios más importantes como limitar el importe que las entidades bancarias pueden condonar a los partidos o la prohibición de que los partidos reciban donaciones de empresas privadas que presten servicios o realicen obras para las Administraciones Públicas, pero continúa teniendo algunas carencias que son importantes solucionar. Entre ellas, destaca el hecho de que no exista un sistema sancionador efectivo para casos de financiación ilegal, que el Tribunal de cuentas siga siendo poco independiente o que no se vigilen los contratos con Administraciones Públicas otorgados con posterioridad a que una empresa haga una donación a un partido.
Por todo esto, EQUO ha reclamado que se pongan en práctica las recomendaciones de GRECO (Observatorio de Estados del Consejo de Europa contra la corrupción) relativas a incrementar la transparencia de las cuentas, regular los préstamos bancarios, reforzar la auditoría de los partidos y desarrollar un sistema de sanciones más amplio.
Además, el partido político EQUO ha propuesto que se elimine el plazo de prescripción de las infracciones en materia de financiación de partidos, actualmente fijado en 4 años, que se revise el actual límite para la condonación de las deudas de los partidos (ahora en 100.000 euros) y que se limite el gasto en las campañas electorales, entre otras medidas encaminadas a acabar con la corrupción y la opacidad en los partidos políticos.
EQUO ha resaltado que la corrupción no es algo inevitable. Es posible acabar con ella si hay una apuesta real por la transparencia y la rendición de cuentas.
En este sentido, EQUO ha recordado que este partido no tiene créditos bancarios, y que además publica en su web todas sus cuentas, algo que podrían ya hacer todos los partidos políticos, si tuvieran realmente voluntad de ser transparentes