domingo, 3 de noviembre de 2013

EQUO Melilla solicita la retirada de la concertina de cuchillas de la valla de Melilla

concertinaPara EQUO Melilla la instalación de la malla antitrepa y la amplliación de la concertina de cuchillas, estructura similar a la retirada parcialmente en el año 2007 por ser considerada muy lesiva, supone la vulneración de los DDHH de la personas migrantes, al tiempo que pone de manifiesto una nueva inversión millonaria en seguridad inútil que bien podía destinarse a paliar el sufrimiento y desesperación de estas personas que huyen de la miseria, las hambrunas, la sequía y las guerras en sus países de origen.

Pedimos al Ministerio del Interior la retirada total de la concertina que nunca se retiró y mostramos nuestro absoluto rechazo a la instalación de una nueva concertina de cuchillas en el perímetro fronterizo.
EQUO Melilla no se cansará de manifestar que no hay valla, por muy alta y afilada que sea, que pueda impedir la huida de la miseria de estas personas, y que más nos valdría buscar soluciones realistas a este fenómeno de emergencia humanitaria. Los inmigrantes subsaharianos van a seguir viniendo en el mismo número y con la misma frecuencia a intentar saltar la valla, pero ahora la diferencia será que la valla provocará lesiones y heridas más brutales. La concertina produce grandes desgarros en la piel y la malla antitrepa provocará caídas desde gran altura.
Ya en el 2005 se colocaron kilómetros de concertina y las imágenes de personas con la piel desgarrada y jirones de ropa ensangrentada colgando de la valla recorrieron el mundo, dando una imagen de Melilla brutal. El Gobierno y Europa no puede encargar a nuestra ciudad que seamos un parapeto del hambre de toda África. La solución no está en reforzar la valla con más cuchillas sino que está más arriba, debe de haber una toma de conciencia de la sociedad y de los políticos para buscar soluciones en los países de origen para que no tengan la necesidad de emigrar al norte.
Asimismo queremos recordar que este tipo de medidas junto a otras que se vienen practicando para impedir la entrada de inmigrantes, atenta de forma flagrante contra el Derecho Internacional de los Derechos Humanos.