lunes, 10 de febrero de 2014

Las huelgas de basura, otra visión.


Las huelgas de basura, desde mis ojos siempre me han parecido que tiene un punto de “fascinación”. Evidentemente causan un trastorno a la población, pero quizás estos días no le causen tanto trastorno al medio ambiente y sus saturados vertedores, incineradoras …
Estos últimos días. Perdón semanas, aunque quizás tengamos que ponerle meses, tenemos una huelga de basuras en Alcorcón. La punta del iceberg del conflicto, es la cesión a Ecovidrio contra lo firmado en los convenios de una parte de la recogida de basura.
Ecovidrio, como probablemente mucha gente sepa, es una fundación sin animo de lucro. Pero lo que estoy seguro que todo el mundo sabe, es que el Instituto Noos, también era una organización – institución - fundación sin animo de lucro. Quería matizar aquí, contra las palabras vacías que hay que contextualizar. Por ejemplo a nivel organizativo, no siempre es lo mismo una fundación, asociación … Y otro ejemplo, que no tenga animo de lucro, no quiere decir que sea una O.N.G., ni que … en fin juzguen ustedes mismos lo que ocurre con Cristina y Urdangarín.
Pero volviendo al tema, estos días paseando por Alcorcón y viendo las trincheras que se forman, de bolsas de basura amontonadas-parapetadas en las caras isletas ecológicas, que tanto se empeñaron en instalar en España sin tener un sistema estandar para que la grúa pueda elevarlo y vaciarlo, lo que impide que unos camiones de una empresa, puedan operar en municipios de outra contrata, sin incurrir en graves gastos para el … municipio por supuesto. Me doy cuenta una vez más de la cantidad de basura que generamos, y esto no a todo el mundo le revuelve las tripas.
Me parecen las huelgas de basura, un momento propicio, para que nos demos cuenta de todo el ciclo de vida de los productos que usamos. Productos de todo tipo, ropas, telas, contaminantes tubos fluorescentes …Y en EQUO nos preguntamos, ¿de donde vienen esos productos, esas materias primas?, ¿Quién las diseña? ¿Quiénes las fabrican? ¿En que condiciones? ¿Cómo se comercia con ellas? ¿es un comercio justo? ¿Cómo se transportan y que megainfraestructuras necesitan?. Para pasar a la siguiente etapa ¿que hacemos con ellas? ¿Por qué las compramos? ¿Cuántas horas de trabajo remunerado, de vida me cuesta adquirir ese producto? y ¿Para que?¿Cómo las usamos? Y ¿Cuánto duran? ¿lo necesito? Para más tarde finalizar preguntándonos ¿Qué pasa con ellas?¿se evaporan?¿quedarán dañando a las generaciones futuras?
Muchas las preguntas, muchas las reflexiones. Y más importante, muchas las soluciones y las cosas que podemos hacer a muchos niveles.
Pero no todos los niveles son iguales de directos. Porque según decía un autentico experto (y que miraba un bien colectivo y no experto de los que miran para el nivel de sus amos) del tema de las basuras. En el negocio de las basuras, lo que menos mal huele es la basura.
El sistema actual, prima la incineración con todos los peligros que tiene asociados debido a la emisión de dioxinas cancerigenas, por el simple hecho de que eso deja dinero y más importante que el dinero, permite que alguien acumule PODER, a un número muy pequeño de personas, conocidas por todo el mundo. Prima el reciclaje de una fracción muy pequeña, frente a la reducción, la reutilización o el simple replanteamiento y reflexión del sistema actual.
Hay muchas alternativas a la gestión actual y muchas conocidas. Desde el sistema retorna, que tuvimos hasta no hace tantos años donde nos devolvían el dinero por el casco, y que la ley de residuos, echa contra la ciudadanía no permitió que “retornara” a España, como si que ha ocurrido en muchas naciones más soberanas que la nuestra. Este sistema en el que te devuelven parte del dinero que ya has dado al devolver el negocio tiene la ventaja de un menor coste energético, ambiental es creador de puestos de trabajo verdes…
O los sistemas puerta a puerta, que separan la basura en el origen permitiendo un porcentaje más alto de compostaje de residuos orgánicos y reciclaje, y que se gestionen  los residuos peligrosos que generamos y que tan irresponsablemente desechamos.
Grandes los problemas, y grandes las soluciones, pero lo más importante¡¡ACTUA!!, a todos los niveles, nivel individual, a nivel colectivo, a nivel municipal, a nivel político, a nivel social, … Nadie dijo que fuera fácil.

IGNACIO

sé EQUOlogico