martes, 31 de enero de 2017

MODELO ENERGÉTICO 100% SOSTENIBLE ¿CÓMO?

sé EQUOlogico

Esta entrada a nuestro blog va a tratar con ciertos aspectos técnicos sobre en qué consiste un sistema energético sostenible, ese sistema 100% renovable, cero-emisiones y desnuclearizado que reivindicamos desde las organizaciones y partidos ecologistas. Hablaremos, muy brevemente, de las tres patas en las que se apoyaría:

1. Eficiencia energética. No podemos empezar una casa por el tejado, nuestro modelo actual es un “obeso energético”. Derrochamos energía debido a nuestros hábitos de vida. Antes de plantearse cómo satisfacer la demanda actual que cubre la combinación renovables-nuclear-combustibles fósiles con un nuevo modelo sostenible, hay que enfocarse en la necesidad real de energía una vez hayamos maximizado el ahorro. El proyecto Rubí-Brilla da buena cuenta de cómo se pueden ahorrar cantidades impresionantes de energía simplemente cogiendo nuevas costumbres en el día a día. Otro tema sería el sector industrial, que por motivos económicos busca esta eficiencia y ahorro sin necesidad de que tenga que ser excesivamente animado.

2. Energías renovables. Las energías renovables (eólica, solar, mareomotriz, etc.) no generan gases de efecto invernadero ni mayor residuo aparte del desgaste de piezas. No hay que engañarse, no son la panacea: todo conlleva un determinado impacto ambiental asociado, si bien el que aparejan las renovables es local (no global, como el cambio climático) y debido a ese carácter local es más fácil de prevenir o minimizar. Otro sabido defecto es que son variables. Un contra-argumento muy habitual es el de decir que esta variabilidad se compensaría porque “por climatología, los días nublados suele hacer más viento, y los días sin viento suelen ser más soleados”. Sí, es cierto que es bastante habitual, pero no podemos diseñar un nuevo modelo basándonos en algo tan vago aunque cierto. El sistema eléctrico necesita una cantidad de energía mínima constante suministrada a la red (actualmente las nucleares y las centrales de carbón o gas son las que proporcionan ese mínimo). ¿Alternativas? Las baterías y/o el hidrógeno son una solución bastante factible y cuyo análisis daría para otro post, pero os dejamos un par de enlaces al final por si queréis curiosear.

**Actualización 02/02/2017. Os recomendamos encarecidamente la lectura de estos cuatro artículos del blog Ecointeligencia. Dejamos el enlace del primero: https://www.ecointeligencia.com/2014/01/almacenamiento-energia-1/

3. Autoconsumo. La energía y el sistema eléctrico no son solo técnica, son también cuestiones políticas. Volver a caer en un modelo de grandes centrales de energía renovable en manos de un oligopolio (como hasta ahora) viciaría el sistema otra vez. La democratización de la energía pasa por maximizar el autoconsumo de las viviendas y comunidades de vecinos, así como el de las industrias y empresas en tanto que su demanda lo permita sin recurrir a la red.

El tema, tan solo discutiendo cuestiones técnicas, da para mucho. ¡Esperamos haber hecho un pequeño resumen con autocrítica incluida que aclare algunas dudas en este tema que nos importa a todos pero a veces no es fácil de entender!



Enlaces sobre baterías e hidrógeno como almacenamiento de la energía: